En la frontera entre Chile y Perú, en las ciudades de Tacna y Arica, tiene sus fichas puestas el grupo Falabella. La compañía, a través de su filial Mall Plaza, avanza a paso firme en tres nuevos centros comerciales en esa zona, dos de ellos en la histórica ciudad peruana y uno en Arica. Todo, como parte de un ambicioso plan de inversiones por US$ 4.000 millones que el holding, que además tiene activos en Brasil, Colombia y Argentina, desarrollará entre este año y 2020.

En el caso de la ciudad peruana, la firma recibió una preautorización del gobierno de ese país para comprar dos terrenos en Tacna, mediante un decreto del Ministerio de la Producción de Perú, documento que por ahora está en etapa de consulta y que resulta clave para la compañía, toda vez que la ley local impide que empresas de capitales extranjeros, como es el caso de Falabella, adquieran propiedades hasta un máximo 50 km. de la frontera peruana.

/gap