El rally de la Bolsa -cuyo principal índice, el IPSA, llegó a tocar un techo histórico de 5.046,8 puntos esta semana- está impulsando también la rentabilidad de los instrumentos que invierten en renta variable local. Así, los fondos de pensiones más riesgosos (A y B), están teniendo un positivo desempeño. Solo en las últimas dos semanas (entre el 1 y el 16 de julio), el multifondo A acumula un retorno real de 1,67%, recuperando así lo que perdió en todo junio, cuando exhibió un desempeño negativo de 1,41% real.

Le sigue el B, que en estas dos semanas subió 1,22%, mientras que el C sumó 0,58%. En tanto, el fondo D exhibe un desempeño negativo de 0,06% y el E va perdiendo 0,33% al 16 de julio.

En lo que va del año, el multifondo A, el más riesgoso del sistema, ha ganado 12,45% real, mientras que en el mismo período el E -que tiene una mayor participación de renta fija- ha rentado solo 1,73%.

La renta variable acumula altas rentabilidades impulsada por los principales índices accionarios, especialmente por el IPSA, que reúne a las 40 acciones con mayor presencia bursátil y ha rentado 21% en 2017. Sin embargo, hay otros índices que también reflejan el buen momento por el que atraviesa la renta fija: el MSCI de Economías Emergentes acumula una rentabilidad de 18,9% en el año; el MSCI Global de 11,2%; y el MSCI Economías Desarrolladas ha ganado 10,2% nominal.

En las primeras dos semanas de julio, el IPSA también ha rentado mucho más que otros índices, con un retorno de 5,3%.

Michèle Labbé, economista jefe de Econsult, sostuvo que “hay una preferencia por inversiones en activos más riesgosos porque las tasas están bajas”. En este contexto añadió que “probablemente van a seguir presionados los precios al alza, aunque hoy los precios no están baratos”.

El gerente de Estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, recordó que no es adecuado que los afiliados decidan su elección de fondo mirando lo que pasó una semana o un mes atrás. Así, recordó que los fondos de pensiones deben manejarse con un horizonte de inversión de largo plazo y que “las decisiones de cambio de fondo no deben guiarse por los movimientos de corto plazo o tratar de adelantarse a eventuales cambios en precios”.

/gap