Tras un tenso debate en la Cámara de Diputados e intensas gestiones del gobierno, los parlamentarios rechazaron las modificaciones realizadas en el Senado al proyecto que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, enviándolo a comisión mixta.

Luego de dos años y medio de tramitación, la emblemática iniciativa de Michelle Bachelet deberá ahora ser revisada por un grupo de senadores y diputados, demorando más aún su paso por el Congreso.

/gap