El 31 de marzo la institución castrense difundió un instructivo a sus uniformados, haciendo un llamado para abstenerse de ejercer el derecho a sufragio para las elecciones primarias del 2 de julio de 2017. La institución no sintió que hubiese representatividad entre los cinco candidatos de ambos bloques y, por tanto, a través del escrito “se decidió cuestionar el derecho de sus ciudadanos uniformados”, como coinciden analistas. Cinco días antes de las elecciones, retrocedió enviando un segundo instructivo, en el que se eliminó el llamado a abstenerse del sufragio y se cambió por un llamado a abstenerse de firmar por cualquier candidato.

/gap