Podemos consumirlos semanalmente o cada vez que queramos aumentar nuestra libido. La libido o deseo sexual femenino está condicionada por varios factores físicos, emocionales y hormonales. Aunque se pensaba que los hombres eran los que más deseaban tener relaciones sexuales, hace algún tiempo se determinó que no es cierto.

Una mujer tiene las mismas necesidades y ganas de disfrutar del sexo, solo que sus ciclos funcionan de forma distinta.

Debido a esto es común que algunas veces su deseo se vea afectado y, como consecuencia, también su vida en pareja.

Por fortuna, hay varias soluciones naturales que permiten potenciar su deseo sexual sin provocar efectos no deseados.

A continuación, vamos a compartir las mejores para que no dudes en probarlas cada vez que lo necesites. ¡Toma nota!

Jalea real

Alimentos como la miel, el polen y la jalea real se han considerado desde la antigüedad como grandes aliados de la sexualidad.

Su consumo incrementa la libido y proporciona energía a los que se cansan con facilidad durante el acto.

¿Cómo consumirla?

Adquiérela en una tienda herbolaria y consume una cucharada en ayunas para que su efecto sea más potente.

Germen de trigo

Una de las razones por las que el germen de trigo es aliado de la mujer es porquepreviene la sequedad vaginal y otras molestias como los picores y la sensación de ardor.

Como bien sabemos, este tipo de aspectos dificulta la sensación de placer, lo que deriva en una disminución del deseo sexual.

Por otro lado, sus propiedades calman los síntomas del síndrome premenstrual, incluyendo la sensibilidad en los senos.

¿Cómo consumirlo?

Mezcla un par de cucharadas de germen de trigo en medio vaso de yogur e ingiérelo.

Ginseng

Está recomendado para tratar la impotencia masculina, pero también para las mujeres con problemas de rigidez y falta de deseo sexual.

Su infusión le aporta energía al cuerpo, combate los estados de ansiedad y depresión, y mejora la circulación.

¿Cómo consumirla?

Vierte una cucharadita de ginseng en una taza de agua hirviendo, déjala reposar y consúmela.
Aceite de espino amarillo

Los ácidos grasos esenciales de este aceite contribuyen a aumentar la libido y la lubricación vaginal.

Se aconseja para las mujeres en etapa de la menopausia, después del parto y para las que están en quimioterapia.

¿Cómo consumirla?

Agrega un poco de maca en una taza de agua hirviendo, espera a que se enfríe y bebe.

Ginkgo biloba

La infusión de esta planta incrementa el deseo sexual en la mujer y le aporta más vitalidad y energía.

Tiene agentes activos que mejoran la circulación de la sangre, lo que también influye en el tratamiento de esta condición.

¿Cómo utilizarla?

Incorpora una cucharada de ginkgo biloba en una taza de agua caliente, déjala tapada unos minutos y consume hasta tres veces al día.

Te recomendamos leer: 5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea: ¡Ponlo en práctica!

Batido para aumentar la libido

Una de las claves para incrementar el apetito sexual es relajar el cuerpo y mantener las energías. En este sentido, es esencial tener en cuenta que los alimentos y sus nutrientes desempeñan un papel muy importante.

Las frutas y vegetales que contienen estrógenos sirven para combatir la sequedad vaginal y otros trastornos que hacen que se pierda la libido.

Además, un “extra” de vitaminas y antioxidantes no le cae para nada mal a nuestro cuerpo.

En este batido natural combinamos varios alimentos para mejorar la salud de la mujer y, por supuesto, estimular su deseo sexual.

Ingredientes

1 vaso de leche (200 ml)
1 plátano
½ taza de grosellas (100 g)
3 guayabas
½ pepino

¿Cómo prepararlo?

Lava bien las grosellas y trocea las guayabas y el pepino.
Pela el plátano y ponlo con los ingredientes anteriores en la licuadora.
Añade el vaso de leche y procesa todo por unos instantes.
Cuando esté cremoso y sin grumos, sírvelo y tómalo en el menor tiempo posible.
Repite su consumo dos veces a la semana, o bien, cada vez que desees impulsar tu libido.
Para complementar los efectos de este remedio recuerda que debes hacer ejercicio físico regular y practicar otros hábitos saludables.

Además, es primordial mejorar tu comunicación en pareja para favorecer la conexión y corregir los posibles errores.

/psg