Un grupo de investigadores del King`s College de Londres han investigado un nuevo método que podría ser usado a modo de GPS para determinar rápidamente el número de lunares en el cuerpo entero, contabilizando los hallados en un área más pequeña y representativa del cuerpo como es la del brazo derecho. En concreto, el número de lunares pasa por ser uno de las más importantes indicios de riesgo de padecer un cáncer de piel.

Todo ello a pesar de que apenas entre el 20% y el 40% de los melanomas crecen, a partir de de lunares preexistentes. Se cree que el riesgo se puede incrementar del 2% al 4%, aunque contabilizar el número total de estas manchas de piel puede consumir el tiempo en un primer examen.

En palabras del principal autor del estudio, Simone Ribero, del departamento de genética epidemológica de la King`s College de Londres, este «trabajo continúa la senda de otros previos para identificar la zona más representativa para medir el número de manchas o lunares en todo el cuerpo». A juicio del investigador, lo que aporta su trabajo es que «la diferencia aquí reside en que lo que se ha hecho con una importante muestra de población caucásicos sin selección se ha replicado en un Reino Unido, a partir de los participantes en otro estudio, dándonos unos resultados más útiles para nuestro GPS».

Investigación

Hasta llegar a esta conclusión, estudios previos a menor escala han intentado identificar una parte concreta del cuerpo que pudiera ser representativa, para estimar el número de lunares en el cuerpo y se encontraron con que el brazo era más predictible en esta línea.

Esta última investigación, financiada por la Fundación Wellcome Trust, ha usado un mayor número de participantes para hallar el sitio más representativo del cuerpo para contar el número total de lunares, así como el de amputados que puede ser usados para pronosticar el alto riesgo de cáncer de piel.

En concreto, los investigadores han echado mano de los datos de 3.594 gemelas caucásicas entre enero de 1995 y diciembre de 2003, que fueron parte del protocolo de estudios de «TwinsUK». Los gemelos se sometieron a un examen de piel, incluyendo una grabación del tipo de piel, pelo, color de ojos y pecas, así como un recuento de los lunares en 17 partes del cuerpo realizado por enfermeras especializadas. Esto fue replicado en una muestra más amplia de participantes provenientes de casos de melanoma de personas del Reino Unido analizados en un estudio previo.

Riesgos y tratamientos contra el melanoma

Los investigadores se han encontrado con que el recuento de lunares en el brazo derecho era más predictivo, que el del total del cuerpo. Las mujeres con siete manchas en su brazo derecho tenía nueve veces más riesgode padecer un melanoma que quienes poseían 50 por todo el cuerpo y quienes tenían más de 11 en su brazo derecho estaban muy cerca de tener más de un centenar por todo su cuerpo, lo que quería decir que poseían la mayor probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer.

En este sentido, este investigador británico ha explicado que «los resultados podrían tener un impacto significativo en la atención primaria de los melanomas, permitiendo a este particular GPs realizar una estimación total del número de lunares en un paciente rápidamente a través de una parte accesible del cuerpo». Algo que, en su opinión, permitirá diagnosticar a más pacientes, identificarlos y monitorizarlos.

Ribero y su equipo también han alcanzado la conclusión de que el área bajo el codo derecho también era particularmente predictivo respecto al resto de los lunares en el cuerpo. Las piernas también era asociadas a este recuento, así como la espalda en los hombres.

/gap