Sebastián Lafaurie es el abogado de Juana Poblete, la madre de Lissette Villa (11), en el caso en que la fiscalía investiga su muerte en un centro dependiente del Servicio Nacional de Menores (Sename). A un año y tres meses de su fallecimiento, el querellante critica que aún no haya “responsables claros”. También cuestiona que el Ministerio Público haya decretado secreta la declaración como testigo de la ex ministra de Justicia y actual consejera del Consejo de Defensa del Estado, Javiera Blanco, y pide transparencia.

¿Qué le parece el rechazo de los parlamentarios al informe de la comisión Sename II?
Inaceptable, un portazo a los miles de niños y adolescentes que, hasta el día de hoy, sufren malos tratos e incluso apremios ilegítimos dentro de los hogares del Sename. Claramente sus derechos humanos son violados por Estado, pero eso ni siquiera les importó, era mejor tirar toda información a la basura para proteger a gente poderosa que dar una solución al problema de la infancia que hoy vive una enorme crisis en Chile. El informe no sólo incluía conclusiones, también era una mirada multifocal para avanzar en la solución de la crisis. Aquí los niños nuevamente no importaron.

¿Cree que hubo un blindaje político?
No creo que ningún gobierno sea capaz de sacrificar a los niños más vulnerables para blindar a alguien. Si eso fuera así, la crisis sería mucho más grave de lo que todos imaginamos y quizá no tendría solución. Últimamente hemos conocido lo peor de la clase política, una total frialdad y mezquindad para poder llegar a un acuerdo nacional que entregue soluciones.

¿Cómo toma que la fiscalía haya decretado secreta la declaración de Javiera Blanco?
No existe razón para esta medida. Mal porque es esencial, desde un punto técnico, para los abogados la declaración de un imputado y/o testigo para poder establecer responsabilidades. Creemos firmemente en la transparencia. Entiendo la buena intención de la fiscalía, pero no comparto su decisión.
Lo que corresponde es que todos los involucrados asuman su responsabilidad sin importar su posición política.

¿Qué tan importante para el avance de este caso es la declaración de Blanco?
Tanto en la crisis del Sename como en la investigación de la muerte de Lissette el testimonio de Javiera Blanco es clave porque era ella quien estaba al mando del ministerio al momento en que ocurre esta tragedia, y como máxima autoridad ministerial respaldó los dichos de la entonces directora del Sename, Marcela Labraña, quien además de descartar cualquier tipo de responsabilidad de la institución, dejó entrever que Lissette murió por estrés y pena. La ex ministra, pese a su salida y la de Labraña, jamás rectificó esos dichos que tanto dañaron a la familia de Lissette y sobre todo a su hermana pequeña, quien escapó de un hogar de la red Sename por temor a correr la misma suerte. Hubiese sido vital un mayor compromiso del Sename y de la ex ministra para aclarar su deceso y hacer justicia de una vez por todas. A más de un año de su muerte, aún no hay responsables claros.

¿Cree que la muerte de Lissette tiene relación con una omisión o negligencia a nivel político?
Sin duda que tiene relación con una negligencia política. No se trata tan solo de la muerte de Lissette, esto a raíz de su caso fue más allá, destapamos una gran caja de Pandora y por primera vez como sociedad nos paralizamos ante los crímenes y atrocidades que hemos conocido, con más de mil niños muertos, con vulneraciones a los derechos humanos de menores indefensos, con muertes que jamás fueron denunciadas a la justicia porque simplemente no importaban.

La presidenta de la Asociación Nacional de Funcionarios del Sename, Alicia del Basto, dijo que luego de la llegada de Solange Huerta el servicio está peor que antes. ¿Comparte esa afirmación?
No se trata de un asunto de nombres o la administración de una persona específica, el problema de esta crisis es anterior y va más allá de Solange Huerta. Desde la muerte de Lissette, hace más de un año, aún existen hogares donde los niños padecen las mismas historias de abusos, vulneraciones y malos tratos.

/gap