Un oso panda rojo se fugó a las 04:00 horas del Zoológico Nacional y durante casi cinco horas estuvo prófugo hasta que cuidadores del recinto lo encontraron 500 metros fuera del Parque Metropolitano.

Iniciaron un sumario interno para evaluar las responsabilidades del hecho y si se deben aplicar sanciones, ya que los responsables del animal dejaron la puerta de su celda abierta.

Personal del zoológico ubicado en las faldas del cerro San Cristóbal desplegó el plan de contingencia durante estas eventualidades y, cuando lo encontraron a las 09:00 horas, estaba bien y fue devuelto a su espacio donde está actualmente.La especie es pequeña y temerosa por lo que no representa un peligro para la sociedad.

/gap