El gran desafío que tiene hoy el diputado por Santiago, Felipe Kast, es planificar de buena manera la forma en que administrará el capital político que configuró tras los resultados que obtuvo en la primaria, y así poder proyectar su liderazgo y el de Evópoli con miras a las presidenciales de 2021.

Pero la tarea no es sencilla, porque escoger el lugar desde donde intentará consolidar su figura y el proyecto político que está forjando en torno a Evópoli supone una decisión compleja que no admite margen de error. Un traspié en las determinaciones que adopte lo podrían dejar off side al interior de Chile Vamos.

Este cálculo hizo precisamente el parlamentario y su entorno, y es lo que en la práctica lo llevó a optar por la región de La Araucanía para postular al Senado. El apoyo que obtuvo en esa zona en la primaria presidencial de Chile Vamos si bien no fue descollante (quedó tercero al obtener 10.253 votos), le permite contar con un piso electoral que lo transforma en un postulante competitivo, cuando quedan cuatro meses para los comicios legislativos.

La alta visibilidad que obtuvo en la campaña para la primaria presidencial es otro factor que le ayuda a aterrizar en una región donde hace un buen rato están desplegados los candidatos de los otros partidos de Chile Vamos que llevan postulantes a la Cámara Alta en esa circunscripción.

De hecho, la decisión de Kast de postular por esa zona provocó la reacción de figuras como el diputado UDI, Gustavo Hasbún, quien lleva más de un año trabajando en la Novena Región. Este cuestionó en duros términos la irrupción del ex ministro de Piñera en esa circunscripción.

Respecto al camino que está tomando el líder de Evópoli, el director ejecutivo del Instituto Libertad, Aldo Cassinelli, opina que el diputado debe ser muy cuidadoso en cómo enfrenta esta etapa. Para el investigador del think tank, Kast tiene que enfrentar desafíos grandes si quiere ir por el premio mayor a futuro. “Me parece adecuado que el vaya a competir por un cupo en el Senado”.

Según señala el analista, por lo fragmentado que está el sistema político, competir en esta circunscripción le permitiría a Felipe Kast ampliar su liderazgo hacia sectores a los que hoy no está llegando”.

El director del Instituto Libertad afirma que en la medida que Kast logre ampliar su liderazgo hacia otros sectores, también logrará extender el proyecto político de Evópoli. Agrega que es natural la resistencia que está generando el ex presidenciable en la zona donde decidió competir, ya que los candidatos que están desplegados lo ven como una competencia amenazante.

El investigador plantea que Kast hace bien en salir de su zona de confort, como lo hizo al ir a la primaria. “Lo que tiene que hacer es traducir ese gran esfuerzo al participar en una primaria presidencial, en ganar espacios que le permitan ampliar su base electoral, y no quedarse en un nicho pequeño”.

El otro desafío que tiene Kast, según Cassinelli, es lograr institucionalizar el partido más allá de su figura, en un partido que a su parecer tiene los dirigentes para hacerlo, y que cuenta con un centro de estudios integrado por personas que también podrían pasar a la arena política.

Falta de definiciones

En la mirada de Patricio Gajardo, académico de la Universidad San Sebastián, a Felipe Kast le han faltado definiciones en términos de lo que pretende. “El planteó una propuesta liberal, y no sé hasta punto eso se traduciría en un pololeo entre Evópoli y Ciudadanos, en un proyecto que pretenda consolidar después de la elección parlamentaria”.

También está el punto, agrega el especialista, de lo que pueda hacer Kast en Chile Vamos para ampliar su proyecto político y su figura. En este sentido, Gajardo asegura que el líder de Evópoli va a tener problemas para generar un frente liberal.

“Es muy probable que su apuesta apunte a ser candidato presidencial en 2021, entonces su decisión debe evaluar ese aspecto. Una cosa es la senatorial, y otra es tener una propuesta que amplié el espacio liberal dentro de Chile Vamos”.

El académico considera que el único camino que tiene Kast para proyectar su liderazgo y mantenerse vigente, es el Congreso. A su parecer, La Araucanía es la circunscripción que más le acomoda, dada la votación que obtuvo ahí en la primaria. “El tiene que llegar al Congreso sí o sí”, concluye el académico de la Universidad San Sebastián.

El diputado por Santiago tiene poco margen de tiempo para desplegar su candidatura, por lo que deberá activar rápidamente su equipo de campaña que le permita ganar terreno frente a sus competidores dentro de Chile Vamos.

Reportaje de Carlos Cuadrado S para El Muro

/gap