¿Es otro Lagos Weber el que estamos viendo ahora?

No. Yo creo que es el mismo.

Cuando fue dado de alta del Hospital Van Buren, el senador PPD Ricardo Lagos Weber dijo que le quedaba como lección que había que sacar el pie del acelerador. El infarto al miocardio que sufrió la madrugada del 20 de junio, del que fue atendido después de llegar solo y manejando apenas al principal hospital público de Valparaíso, dice que le cambió la perspectiva de la vida. Pero no tanto. “De verdad pienso que en vez de tratar de hacer ocho o nueve actividades diarias, haré seis y las haré mejor y cuidaré mi salud”, dice en la semana que interrumpió el reposo de un mes que le recomendaron los médicos, para asistir a la maratónica jornada de votación del proyecto de aborto en tres causales.

¿Cómo se saca el pie del acelerador?

No se saca.

¿Qué es lo que más le estresa hoy?

Ya no estoy estresado, ya aprendí que no hay que estresarse por nada (risas). Me puedo preocupar y estoy ocupado con mi campaña senatorial ciertamente, y estoy ocupado y preocupado también de la campaña presidencial de nuestro candidato, que es Alejandro Guillier.

En su primera entrevista después de su recuperación, el senador por Valparaíso, quien debe disputar una nueva y estrecha elección, ahora con sistema proporcional y peleando en toda la región, no se guarda nada. Pese a los varios kilos menos, y un semblante más sereno, aquí aparece el Lagos Weber de siempre.

A propósito de lo que le preocupa. Se nota cierta desafección del PPD con Alejandro Guillier ¿Están convencidos de apoyarlo o es lo que quedó, casi una obligación?

No apoyo a gente por obligación, nadie me obliga a apoyar a nadie, pero yo creo que lo que está disponible hoy día desde el punto de vista del compromiso y de las ganas de liderar Chile con una propuesta y una mirada que me interprete de mejor manera, es Alejandro Guillier. Desde ese punto de vista, yo voy a apoyar a Alejandro Guillier. Lo que sí he visto, y creo que no soy el único que ha visto eso, es que ha costado tomar ritmo en materia del comando, de la suerte de colocar temas en la agenda pública, de discutir temas más de fondo, ideas y no estar enredado en el proceso. En la Nueva Mayoría nos hemos visto enredados en el proceso desde hace un año, con el candidato que sea. El candidato Lagos, si tenía el apoyo PPD, tenía el apoyo PS, si no se llegaba…, proceso, proceso. Ahora nosotros, veo, que el candidato Guillier está enredado en el proceso de las firmas.

¿Este escenario es responsabilidad del candidato o de los partidos?

El tema es que la decisión de las firmas fue del candidato. Si Alejandro hubiese preferido decir ‘a mí me levantó el Partido Radical, yo soy independiente, hoy día tengo el apoyo del PPD, tengo el apoyo del PS, sabe que más, firmo por un partido para cumplir un trámite. Todos saben que soy independiente y nadie me va a atribuir que soy un militante histórico del Partido Radical porque firmo’. Esa era mi visión y creo que eso habría evitado este tema de las firmas, y no habría perdido legitimidad.

Él cree que ser independiente le da legitimidad frente a la ciudadanía. Hay quienes dicen que esconde a los partidos, como Bachelet en 2013. ¿No le parece?

Son cuadros distintos. Si hubiera dicho textual: ‘Firmé por el Partido Radical para cumplir con el trámite, soy independiente, todos lo saben’ y se hubiera abocado a discutir sobre las ideas y las propuestas, nadie hubiera dudado de su independencia. Dicho eso, ya se tomó la decisión y hubo que respetarla, y para conseguir esas firmas ha sido un proceso mixto, los que firman son ciudadanos independientes, los que van tras las firmas son los partidos políticos inscritos.

¿Se sienten maltratados los partidos, los militantes que salen a recoger las firmas y por arriba el candidato remarca que es independiente y casi que no tiene que ver con los partidos?

No, para nada. No me siento maltratado, yo soy senador, me siento al lado de Alejandro Guillier, por lo demás, en el Senado, somos compañeros de banco. Yo he estado con él en varias actividades públicas en La Ligua, en Valparaíso, en Viña. Otra cosa es cómo se llevan los militantes, quienes están en el comando o en el grupo de amigos, porque no se llama comando, se llama grupo de amigos. Yo creo que se requiere un coordinador siempre.

O sea, tiene que haber un jefe de campaña.

Llámalo como quieras, pero hasta para organizar un asado tienes que tener a alguien que asuma un liderazgo y eso yo creo que se requiere con cierta premura en el comando.

¿Considera, como el senador Guido Girardi, que Guillier es un castigo?

Guido no se va a olvidar jamás de esa frase, porque creo que fue muy fuerte, explicó hartas veces lo que él quería decir, que no es que él fuera un castigo, sino que era decirles a los partidos que no se quejen de tener un independiente que tiene otras prioridades y otra manera de ver la vida, porque la falla tal vez es nuestra, que no fuimos capaces de generar un liderazgo propio, pero no es que sea una maldición Alejandro Guillier. Yo creo que, al contrario, qué bueno que está Alejandro Guillier, que está disponible para esto.

¿Qué opina de Alejandro Guillier?

No lo conozco mucho, pero lo que he conocido es que es una persona bien inspirada, una persona que no tiene dobleces, que producto de su pasado puede aspirar a entrar a una ciudadanía con una mirada distinta y más fresca, que revuelve el gallinero bien revuelto que, en menor medida, es lo que ocurre con Beatriz Sánchez. Nos hace preguntarnos respecto de que la política está a muy mal traer, que es la razón por la que le expliqué a mi viejo que la cosa iba a ser difícil. Pero tengo confianza en que vamos a salir adelante con él. Es un desafío para nosotros, porque por primera vez nos enfrentamos como coalición, que somos parte de la Concertación y la Nueva Mayoría, a llevar un candidato independiente de esta naturaleza. Hay independientes que han participado activamente en política, pero a esta altura de la vida no sé si es un déficit o es un beneficio. Pero sí creo que va a tener que asumir una mayor conducción en esta materia a medida que nos acerquemos a la inscripción de candidaturas, despejado el tema de las firmas. A partir de ahí va a tener una mirada más clara de demostrarles a los chilenos que junto con querer este país, junto con pensar en qué quiere para Chile, demostrar mucha convicción. Para ser candidato presidencial, lo digo porque uno siempre ha evaluado si lo será o no, hay que tener mucha convicción de lo que quieres hacer. No que tenga la razón, pero convicción, fuerza, de adentro, del estómago.

¿Cree que Guillier tiene esa convicción que usted describe?

Lo veo con ganas, está trabajando todos los días. Lo que pasa es que todavía no logramos alinear a todas las fuerzas detrás de aquello y nos hemos visto enredados en el proceso, creo que ha sido muy negativo.

Girardi en la misma entrevista dice ‘Lagos no debió haberse bajado, nosotros lo íbamos a apoyar en la primaria y hoy sería más que ayer’. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?

No sé si Lagos sería más que ayer. Sí tengo claro que en el caso de Lagos había dos elementos que primaron en su renuncia a seguir en el tema presidencial. Uno es que cuando él anunció en septiembre del año pasado, en un documento de ocho o nueve párrafos, que él esperaba aunar voluntades y si no aunaba voluntades, bueno… Y él no aunó voluntades y no aunó voluntades políticamente en su sector. El Partido Socialista no lo respaldó y ahí yo creo que tuvo un rol importante la dirigencia saliente de Isabel Allende y la dirigencia entrante de Álvaro Elizalde, que creo que no lo apoyaron, por las razones que fuera, no hubo ese apoyo. Segundo, y no cargarle toda la responsabilidad al Partido Socialista en esa decisión, sino que también ponernos en el caso de que Lagos tampoco prendió en la adhesión ciudadana, y eso es algo que yo conversé con mi viejo antes de que él asumiera ese desafío en septiembre, y le dije ‘Lagos, yo creo que Chile está bien complejo y creo que va a ser bien difícil tu disposición…’.

¿Y por qué cree que no prendió?

No tengo encuestas, no tengo estudios (risas).

Hoy todos valoran el programa de Lagos, lo echan de menos un poco…

Eso lo valoran ahora que no está. Tampoco seamos lesos, los medios de comunicación, la derecha. Ahora que no está, lo alabamos, pero cuando estaba se levantaba Guillier y ahora que está Guillier le pegan a Guillier y se levanta a Beatriz Sánchez. Ese juego lo conocemos, si es bien viejo. El diagnóstico principal yo creo, junto con lo del PS, es que ciudadanamente Lagos tampoco captó la adhesión ciudadana. Interpretaciones puede haber muchas, una que se me ocurre es que los tiempos no estaban para alguien como mi viejo, y no quiero que sea doloroso para él que se lo diga, pero eso es así. ¿Qué otra razón hay?

¿Por qué el ex Presidente Lagos no ha hecho un gesto a la candidatura de Guillier, considerando que es el candidato del progresismo?

Lagos es alguien que ha apoyado la Concertación; bueno, es creador de la Concertación, fue presidente de la Concertación, su figura es muy republicana y concertacionista y él apoya a la Nueva Mayoría, y en la Nueva Mayoría hemos fracasado a partir del momento en que tenemos dos candidaturas presidenciales. ¿Podemos enmendarlo? Tal vez. ¿Podemos recuperarnos? Ojalá. Pero esto es un fracaso y no hay dudas, y conociendo a mi viejo, él todavía cree que es posible tratar de generar un grado de unidad mayor.

¿Cree que va a jugar un rol en eso?

Eso habría que preguntárselo a él. La verdad es que no sé qué va a hacer, está ocupado, jajaja. Acaba de establecer una nueva fundación para Pensar Chile, está preocupado de los temas internacionales, está en su agenda, y en su oportunidad yo creo que va a dar los respaldos que sean necesarios, en la medida en que la gente quiera los respaldos también. Él no es de pedir optar por una parte de la Nueva Mayoría o de otra, cuando creo que las responsabilidades son compartidas a la situación en que hemos llegado, y lo digo en primera persona plural ‘hemos llegado’, porque yo no estaré en primera línea tomando decisiones, pero soy parte de esto y creo que fracasamos al tener dos candidaturas presidenciales.

¿Sobrevivirá la Nueva Mayoría?

Voy a esperar a ver el resultado de la primera vuelta. Sigo creyendo que en la segunda vuelta van a estar Alejandro Guillier y Sebastián Piñera, va a ser una lucha muy disputada, es cierto que los números no favorecen hoy día a Alejandro ni a Beatriz Sánchez, pero el ex Presidente Piñera está estancado como hace seis meses. En consecuencia, creo que esta es una elección muy reñida y no hay carrera corrida, y lo digo no desde atrás, lo digo de verdad, y eso aplica tanto a las presidenciales como a las parlamentarias.

Si usted dice que fracasaron como Nueva Mayoría al tener dos candidaturas, si gana Piñera ¿qué?…

Hacemos otra entrevista si ocurre. O si no, la hacemos para explicar cómo ganamos con Guillier.

¿Hay alguna posibilidad?

Hay posibilidades.

¿Se puede revertir este escenario?

Tenemos un candidato. Está en nosotros. Si no queremos ordenarnos, si queremos seguir con dos candidaturas, si queremos seguir así va a ser más difícil.

¿Hay espacio, cree usted, para una tener una candidatura única?

Hasta el 21 de agosto, que es la inscripción de candidaturas, creo que hay espacio.

¿Sugiere que la DC tendría que bajar a Goic, quien es hoy la candidata menos competitiva frente a Piñera?

No estoy llamando a que se baje Carolina Goic. Estoy diciendo que me gustaría tener una candidatura única de la Nueva Mayoría. Quiero tener una candidatura única y hay plazo hasta el 21 de agosto. Ojalá tener una lista parlamentaria única.

/Entrevista de David Muñoz para el diario La Tercera

/gap