A LA primera vuelta de noviembre entrarán, de acuerdo a como van las cosas hoy, nada menos que siete candidatos: Piñera, Guillier, Goic, Sánchez, Parisi, MEO, y JA Kast. Incluso podría llegar alguien más (se comenta que Roxana junta firmas). Las primarias dejan algunas lecciones. La primera es que el Frente Amplio no es lo que ellos creían; digamos que resultó ser menos de la mitad, lo que pone muy contenta a la NM. Segundo, Piñera es más fuerte de lo que se pensaba, lo que pone en jaque a la NM. Tercero, tanto Guillier como Goic, al no participar, quedaron más debilitados de lo que ya estaban, lo que amenaza con crisis de pánico en la NM.

Goic hasta la fecha claramente no tiene el apoyo real del partido, que en este caso pasa por los incumbentes que maximizan sus propios temas electorales. Egoísmo 1.0. También es cierto que Goic aún no dice nada interesante y ya no sabemos si lo tiene por decir. Guillier sigue y sigue cayendo en las encuestas, al punto de estar ya a la par de Sánchez. Los errores no forzados del candidato son demasiados. Su relación con los partidos es ambigua por decir lo menos. Su comando no existe o no funciona. Quiere ser independiente, pero les pide a los partidos que le recolecten las firmas. En fin. Está claro que las firmas le han costado, aunque lo logrará, lo que es un indicador más de que en realidad no tiene tanto arrastre. Se dice el continuador de Bachelet y eso solo le resta votos. Su candidatura fue un fenómeno emocional de encuestas, las mismas que el descalificó.

En voz baja ya se comenta la posibilidad de que bajen a Guillier, lo que probablemente a él mismo le gustaría ya que no parece entusiasmado con su propia campaña. De hecho, de tanto en tanto amenaza que si no les gusta lo que hace, se va y punto. Se habla también de una nueva cara salvadora, y hasta Lagos ha salido a la palestra, pero eso es poco viable. La NM, al parecer, se prepara psicológicamente para ver cómo perder. Desde el punto de vista del capital político, y en el último intento de salvar a la NM, es mejor perder con Goic que con Guillier, ya que éste se declara exógeno a la política y no volvería a ser candidato. Con todo, lo más probable es que la NM finalmente busque atrincherarse en el Congreso y le quite fuerza a la presidencial. Lo mismo que hizo la derecha en la última elección. A todo evento, el tiempo de la NM terminó, fue un mal invento y ya sabemos de quién lo fue.

Todo esto no significa que la elección esté completamente definida. El escenario nacional está tan inestable y complejo que pueden ocurrir demasiadas cosas. Un evento crítico será la encuesta del CEP en agosto. Es la última antes de la elección y puede afectar posiciones; el poder que tiene el gobierno siempre lo hace apetecible, y las ideas “se ajustan un poquito”. Las tendencias de las encuestas Cadem y Adimark también serán importantes e irán marcando las expectativas. Los debates y la franja también tienen algo que decir, pero probablemente poco por la cantidad de candidatos. Sin duda es crítico el estado de la economía y el empleo, ya que Guillier sería el continuador, y Piñera el corrector. Tampoco hay que descartar los errores de los candidatos, a los cuales son bastante propensos. La campaña se hará cada vez más sucia a medida que va quedando en evidencia el fin de la NM.

Los rangos de votación que podríamos esperar, con la información de hoy, y sujeto a la cifra mágica de cuántos serán finalmente los votantes, son los siguientes: Piñera entre 40% y 50%, con una mínima probabilidad de ganar en primera vuelta. Guillier entre 15 a 25%; Goic entre 5 y 12%, ME-O y Parisi entre 2 y 4%, Sánchez entre 10 y 15%, y JA Kast entre 3 y 4%. Como podemos apreciar, hay muchos escenarios que admiten estos rangos, y es obvio que no corresponde sumar el máximo posible de cada cual: lo que sube uno lo baja otro.

Las máximas interrogantes de hoy son básicamente tres: la primera es si Guillier y Goic llegan a la balota. Los escenarios que se abren frente a esta interrogante son dramáticos. La segunda interrogante es quién pasa a segunda vuelta. La tercera es cuántos votarán. Si Guillier pasa a segunda vuelta, la manija la tiene el Frente Amplio y podríamos volver a una nueva UP. Si es el Frente Amplio, la NM se divide, por lo que probablemente están perdidos. Si es Goic nuevamente, define el Frente Amplio.

Sea lo que sea esperemos que voten muchos chilenos, para su legitimidad.

/gap