Poder decir todo lo que se piensa de amigos y compañeros de trabajo de manera digital y anónima. Eso es lo que propone Sarahah, una app desarrollada por Zain al-Abidin Tawfiq, un programador de 29 años de Arabia Saudita.

Sarahah, que en árabe se puede traducir como franqueza u honestidad, se lanzó en febrero y tuvo un éxito inmediato. A fin de mes ya tenía 2,5 millones de usuarios en Egipto, 1,7 millones en Túnez y 1,2 millones en Arabia Saudita, según un informe de la BBC. A pesar de su éxito, la compañía apenas tiene tres empleados.

En junio llegó a la App Store (está disponible en inglés o árabe) y en pocos días alcanzó el primer puesto entre las aplicaciones gratuitas más descargadas. Allí se puede leer las reseñas de los usuarios.

Algunos muestran una mirada positiva a esta plataforma por considerar que ayuda a generar “crítica constructiva”. “La aplicación está diseñada para ayudarte a descubrir tus fortalezas y dificultades por medio de un feedback honest de tus compañeros de trabajo y amigos”, dice un usuario.

Sin embargo otros, creen que “no es para nada buena” porque se reciben comentarios “agresivos e hirientes”. Muchos, de hecho, consideran que sólo es una herramienta que favorece el bullying.

Cómo funciona
Para usar esta red social para recibir comentarios de otros, hay que bajarse la app y registrarse. Una vez hecho esto se genera un perfil personal, que se puede compartir por medio de un link.

Cualquiera que ingrese a ese link (aunque no esté registrado en la app) puede dejarle mensajes o comentarios al usuario de manera anónima.

Es decir que cualquiera puede opinar pero para poder recibir los comentarios de los demás, sí es necesario estar registrado en el isito.

Se puede poner “favorito” a los mensajes y también es posible bloquear a los usuarios agresivos

Se puede poner “favorito” a los mensajes y también es posible bloquear a los usuarios agresivos

De todos modos, Sarahah no permite que se publiquen fotos ni mensajes públicamente en un hilo, tal como ocurre en Twitter, por ejemplo. Y los comentaristas agresivos o trolls pueden ser bloqueados por medio de su dirección IP, aunque no estén registrados.

A su vez, la plataforma incluye filtros y bloqueos para cuidar la privacidad del usuario.

Pero aún así, el acoso existe y no deja de ser una preocupación en la comunidad de usuarios.

/gap