La mayoría de las futuras madres a menudo se preocupa mucho por cuánto influye lo que comen y beben en la salud de su bebé. Pero lo que a veces pierden de vista es que sus emociones también inciden en el desarrollo del bebé, un aspecto al que todas las madres también deberían prestar atención.

Según un estudio realizado por la Asociación de Ciencias Psicológicas en Estados Unidos, las emociones de la madre pueden afectar a un feto de seis meses y la salud emocional de la madre puede influir en la formación de las futuras actitudes del bebé.

¿Cómo afectan los sentimientos al feto?

La forma en que los sentimientos pueden afectar al bebé dependerá de los comportamientos de cada madre, pero lo que sí es seguro es que los sentimientos de la madre influyen directamente en el desarrollo del feto durante todo el embarazo y tendrá consecuencias en las actitudes de su hijo.

El estrés

La experiencia de un embarazo de por sí es un factor que puede provocar estrés de tanto en tanto, por eso es importante que las futuras madres mantengan la calma y eviten toda posible fuente de estrés. Principalmente porque el estrés crónico y la ansiedad aumentan las chances de que un bebé sea ansioso e inquieto.

La depresión

Según un estudio, sufrir de depresión durante el embarazo es igual de normal que sufrir una depresión posparto y al menos un 10 % de futuras madres están deprimidas durante el embarazo. Los bebés con madres que sufren de depresión a lo largo del embarazo tienen 1.5 más chances de desarrollar depresión y otros problemas emocionales en el futuro.

Un embarazo no deseado

Por diferentes motivos, en casos de embarazos nos buscados, algunas madres padecen resentimiento y sentimientos negativos hacia el pequeño ser que se está formando en su cuerpo. Según estudios, esto puede impactar negativamente en la salud del feto y además tener consecuencias en las emociones del niño en el futuro.

Ahora bien, si cada tanto tienes días malos, es completamente normal que eso suceda en nueve meses. No te preocupes, tu bebé no se verá afectado si se trata de algo pasajero y esporádico, al fin y al cabo es una etapa nueva que puede generar angustia y dudas por momentos.

Es muy importante es que una madre pueda reconocer cuando se trata de depresión o rechazo y cuando son simplemente sentimientos que duran unos pocos días. De esta manera estarás protegiendo no solo la salud de tu bebé sino también la tuya.

/psg