El sábado 22 de julio fue uno de los días de seguro más felices en la vida de Gonzalo Collao, guardameta azul que vivió ante Ñublense su debut profesional con la camiseta del “Romántico Viajero” y, de paso, logró mantener su arco en cero hasta el final de un compromiso que llevó a la clasificación del cuadro azul a los octavos de final de la Copa Chile.

El portero de 19 años, que llegó a nuestro Club en el 2012, ingresó a los 40′ tras la lesión de Fernando de Paul y se vio seguro al momento de ser requerido, ganando constantemente los balones aéreos y aportando una salida rápida y expedita a sus compañeros.

Sobre su debut, Collao comentó que “lo traté de vivir de la manera más tranquila posible, se me hizo difícil pero el segundo tiempo pude manejarlo de mejor manera. Me sentí muy apoyado por el grupo y, por lo tanto, con bastante confianza“.

En este sentido, destacó que esa confianza de sus compañeros fue fundamental para alivianar la presión del siempre complicado debut. “El apoyo lo tomé de la mejor forma ya que jugadores de tanta experiencia te apoyen, de la manera que fue, transmite mucha seguridad”, explicó.

De todas formas, el arquero sub 20, hace énfasis en que debe mantener la calma y seguir trabajando día a día. Para él, y como todo jugador que se ha formado en la U, sueña con algún día ser titular y sumar títulos.

Por último, valoró poder compartir día a día con el capitán Johnny Herrera y Fernando de Paul, momentos que le permiten ir sumando mayores conocimientos. “Al trabajar con arqueros de la talla de ellos uno se siente como un aprendiz. Trato de sacar lo mejor de cada uno para poder algún día ser como ellos”, cerró el arquero.

Por Ignacio Soto Bascuñán