Un fresco bizantino pintado en las paredes de la catedral ortodoxa de Svetitskhoveli (Mtskheta, Georgia) ha captado la atención de los ufólogos, ya que en él aparecen dos objetos cuyo peculiar aspecto recuerda al de los platillos voladores, informa ‘Vesti.ru’.

Los supuestos ovnis forman parte de una composición artística del siglo XI que ilustra la crucifixión de Cristo y están representados como dos semicírculos -uno rojo y otro blanco- con tres picos saliendo de su base. Ambos están situados en el cielo, bajo las manos de Jesús.

El diario ‘Express’ informa que, tradicionalmente, los historiadores de arte que han estudiado esta pieza sostienen que los extraños objetos representan, en realidad, a ángeles de la guarda. Sin embargo, esta afirmación entra en conflicto con el hecho de que durante el periodo bizantino estos ángeles eran dibujados con alas.

Según los ufólogos, estas representaciones implican no solo que durante la ejecución de Cristo estuvieron presentes los extraterrestres, sino que el mismo Jesús tiene origen extraterrestre.

Estas inquietantes representaciones han dado pie a todo tipo de explicaciones. Así, el portal Travelgeorgia.ru indica que estos objetos se corresponden a la frase bíblica “el Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre, antes que llegue el Día del Señor, día grande y glorioso” y que el supuesto ovni rojo representaría la Luna ensangrentada, y el blanco el Sol.

/psg