Según el Índice de Ventas por Internet del Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, en el segundo semestre del pasado año las ventas online con tarjetas de crédito y débito crecieron en casi un 26%. Por tal razón, cabe preguntarse ¿si será que estamos dejando definitivamente atrás la era del dinero en efectivo?

La venta online se ha consolidado como una tendencia en Chile y no hay dudas de que aún queda mucho espacio de crecimiento para ella. Así también lo piensa el CEO de Inversión Fácil, Cristián Lecaros, quien cree que esta alza se debe a que el país confía cada día más en lo digital. “Chile está altamente tecnologizado y tiene una gran participación en redes sociales, más que en Latinoamérica. Hay un cliente que es súper digital y eso empuja a que el chileno haya ido perdiendo la desconfianza al uso de las tarjetas. Tienen menos tiempo también, quieren comprar todo en un solo lugar y confían en lo seguro de las transacciones online y en el monitoreo que se les hace” comentó.

Entre los beneficios de utilizar este tipo de pago, según Lecaros, se encuentra la posibilidad de comprar en diferentes lugares sin tener que sacar efectivo en todo momento, lo que es muy útil por si ocurre alguna emergencia donde se necesitan grandes cantidades de dinero de manera rápida. También resalta las promociones que permiten al consumidor pagar inmuebles con hasta 6 cuotas precio contado o el colegio de sus hijos con hasta 12.

Sin embargo, todo también tiene algún riesgo y en las tarjetas es cuando se compra más de lo que se puede pagar. “En general los cupos que te dan son mayores a la renta y por eso podemos caer fácilmente en deudas que se van acumulando y finalmente no podemos salir de ahí. Luego entramos a Dicom y ya conocemos todos los problemas asociados a éste. No voy a poder tener acceso a créditos en los sistemas financieros y ni si quiera tendré la posibilidad de pedir un crédito de consumo para poder pagar la tarjeta que me trajo la deuda. Es peligroso en ese aspecto. Te podría perjudicar en todas las otras entidades financieras”, explicó el CEO de Inversión Fácil.

Asimismo, recomienda que si la deuda ya está, el consumidor no utilice como primera instancia los avances en efectivo que ofrecen estas tarjetas, ya que son carísimos. En ese caso, Cristián aconseja pedir un crédito hipotecario o de consumo antes que uno de estos avances.

Pero, ¿cómo podemos entonces hacer un buen uso de estar tarjetas y no caer en las tan peligrosas deudas? El foco para Cristián es la educación financiera, es decir, mantener ordenados mis ingresos y gastos. Tal como lo menciona, “en general nos desordenamos porque la tarjeta tiene la característica de que no tengo el peso físico de lo que estoy gastando y, por lo tanto, la sensación de gasto no es la misma que con el dinero en efectivo. Hay que ser conscientes de que el cupo que tengo no necesariamente significa que tenga todo ese dinero disponible en mi cuenta y que mi capacidad de gasto debe estar acorde al pago del siguiente mes”.

Como el foco recae en la educación financiera, el CEO de Inversión Fácil entregó una serie de soluciones para este ámbito. Entre ellas, la entrega gratuita de e-books por parte de las entidades financieras como la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, donde expliquen cómo se calculan los costos de las comisiones y cuáles son los peligros de sobre endeudarse. Además, Cristián agrega que “la educación financiera perfectamente podría ser un ramo incorporado en el colegio o en la universidad, ya que hay muchas carreras que no están tan relacionadas al tema de negocios y salen muy buenos profesionales, pero sin ninguna educación financiera en común”.

Finalmente, la última alternativa que propone el CEO de Inversión Fácil es que los bancos entreguen un pequeño bosquejo de educación financiera cuando repartan las tarjetas a los consumidores. “5 o 6 hojas, algo que no salga caro, pero que explique cómo funcionan los intereses y la tarjeta, para que podamos usarlos de manera responsable, ya que es peligrosa si cae en manos que no la saben usar”, comentó.

En esta tendencia digital que ha alcanzado al mundo financiero y que Chile se sumerge día tras día, es importante entonces que además de obtener los beneficios que nos brinda el utilizar una tarjeta de crédito, seamos conscientes de sus riesgos y evitemos caer en las deudas.

/gap