Las polémicas no han estado ausentes en las horas previas a la reunión del Comité de Fronteras de Chile y Bolivia que se realizará este martes en Santa Cruz para retomar el diálogo suspendido en 2011. La última controversia se armó por las declaraciones del canciller Heraldo Muñoz por los vehículos robados que aparecen en poder de policías y militares bolivianos.

Mientras se desarrollaba esta polémica, la delegación chilena llegaba ayer a Santa Cruz, con 24 funcionarios encabezados por la directora de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes. Por el lado de Bolivia están acreditados 37 funcionarios que representan a la Cancillería y a diferentes instituciones, como la Aduana, Migración y la Policía boliviana.

/gap