Los cantantes puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee rechazaron el uso de su megaéxito “Despacito” como parte de la campaña del presidente venezolano Nicolás Maduro en favor de la elección de los miembros de una Asamblea que estará a cargo de reescribir la Constitución.

“Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro”, dijo Fonsi ví­a Twitter.

Fonsi aclaró que en ningún momento fue “consultado ni yo he autorizado el uso o el cambio de letra de ‘Despacito’ con fines polí­ticos, mucho menos en medio de la deplorable situación que vive un paí­s al que quiero tanto”.

La canción en español fue lanzada en enero por Fonsi y Daddy Yankee. Tanto el original como el remix, con Justin Bieber, son los temas más reproducidos de la historia en servicios en internet.

“En repetidas ocasiones he dicho lo mucho que disfruto las versiones que han salido de ‘Despacito’ a nivel mundial, sin embargo considero que debe haber un lí­mite”, añadió.

En Instagram, Daddy Yankee expresó su malestar por el hecho de que una persona como Maduro “que le ha robado tantas vidas a jóvenes soñadores y a un pueblo que lo que busca es un mejor futuro” se apropie “ilegalmente” de Despacito.

El presidente venezolano enfrenta desde finales de marzo una ola de protestas que han dejado al menos 97 fallecidos. El gobierno ha sido blanco de crí­ticas de organizaciones defensoras de los derechos humanos por el desempeño de los cuerpos de seguridad en la contención de las protestas.

Daddy Yankee, coautor del tema junto a Fonsi y la panameña Erika Ender, afirmó que el uso ilegal de la canción “no se compara con el crimen que cometes y has cometido en Venezuela” y afirmó que Maduro lidera un “régimen dictatorial”.

El domingo, en su programa semanal de radio y televisión, Maduro se le vio emocionado aplaudiendo al ritmo de la versión de “Despacito” que lanzaron sus partidarios. Acto seguido, el gobernante aprobó el uso de la canción para la campaña de la elección Constituyente.

/gap