“Yo dije, acá me mato”. Así resume lo vivido ayer Raúl Toro, conductor del microbús de la línea 409 de Forestal, y quien conducía la máquina que fue impactada por el camión que ayer se incrustó en el mall Marina y chocó a otros cuatro vehículos menores. En la tragedia murió el conductor del pesado vehículo Guillermo Córdova y su acompañante e hijo fue rescatado grave.

El conductor conversó con Muy buenos días de TVN esta mañana, y relató lo ocurrido. Según el chofer, integrante de una familia de transportistas, el conductor del camión hizo una maniobra para salvar a su hijo.

“Al ver las imágenes lo que hace él es impactarme por el lado derecho para aminorar el impacto del golpe”, cuenta Toro, quien sólo resultó con un esguince y fue incluso dado de alta.

En su microbús, iban cinco pasajeros, todos con lesiones leves salvo una mujer, quien resultó según el hombre, con tres costillas rotas.”Fue impactante sentir la bulla del camión que venía, era como un bombazo”, explicó el hombre.

Segundos antes del impacto, una pasajera le pidió bajarse en la esquina de Alessandri con 15 norte, pero el hombre se lo negó al no ser un paradero autorizado. La mujer se sentó tras él, y ahí sintió el ruido, y al segundo siguiente el impacto.Siempre consciente, Toro recordó esos segundos. “Le dije la dejo a la vuelta y siento el bombazo. Lo que hice fue pescar el volante y hacerme para el lado, girar al lado izquierdo para pasar la marcha, dejé las ruedas girando para el otro lado y me pega el pencazo. Siento un vacío, me aferro al volante y la micro se comenzó a doblar, y cuando no podía más se dobló el volante, y cuando la micro paró, se salió el parabrisas”, contó el hombre, quien dice sentirse apto para volver a trabar luego de recuperarse de su esguince.Siempre estuvo consciente.

Tras el impacto, y con el microbus volcado salió. “Había cinco pasajeros, los comencé a reunir, y un joven de polerón blanco los sacó a todos. A la niña (a la que le negó bajarse) no la veía, y supe que se la llevaron al mall. Estaban todos bien, podría a ver sido mucho peor. Si le abro la puerta a ella, habría contado otra historia”, dice.

El hombre, reconoce que aferrarse al volante le salvó la vida, pues no hacerlo lo habría eyectado por el parabrisas. “Yo pensé que iba contra el muro, cuando no pude aguantar más dije aquí me mato. Atiné a ponerme las manos en la cabeza y girar. Cuando iba girando, pensé que la micro se había dado hartas vueltas, pero no. Gracias a Dios no me pasó nada, tengo un esguince, me siento en condiciones, me duele el cuello”, confiesa el hombre.

Tras el accidente, Raúl salió caminando y se preocupó de sus cinco pasajeros -tres mujeres y dos hombres-. “La gente decía que arrancara porque podía haber una explosión, pero mi responsabilidad no era arrancar porque uno tiene un deber con los pasajeros, no puedes dejarlos botados”, contó.

Raúl pensó que el camión que no había impactado era de los que trasladan cemento. “Pensé que era un camión grande, dije aquí me mato y aquí morí”.Sobre el comportamiento del fallecido conductor del camión, Toro cree que intentó salvar a su hijo. “Yo pienso que él quiso hacer la maniobra para salvar su hijo”, dice el conductor del microbús.

Asegura que el camión iba directo al muro, y que al golpear un costado del microbús, buscó frenar el impacto. Agrego que haber girado hacia un costado, podría haber desencadenado un accidente mucho mayor, porque podría haber impactado a más vehículos.

El conductor del microbús detalló también que el recorrido que hizo no es uno de los mejores, y que incluso dejó varios pasajeros sin tomar. “Podría haber sido mucho peor, lamento la pérdida del caballero”, contó.

/gap