Estudio de la Cámara con los balances del primer semestre y proyecciones para el segundo, apunta a que la caída en inversión se debería principalmente a la profundización del retroceso de la inversión en infraestructura productiva privada, desde -2,4% a -3,1%, que no sería compensada por el crecimiento proyectado para la inversión en infraestructura pública (1,9%). Critica además la incertidumbre que genera el Servicio de Evaluación Ambiental y la burocracia en la aprobación de proyectos. Destaca que las empresas pequeñas han absorbido en parte la destrucción del empleo en el sector, que sigue deteriorándose. Alerta como riesgo, además, en el plano internacional, que “aún está pendiente una posible inclinación hacia medidas más proteccionistas de los Gobiernos a nivel mundial”.

Las proyecciones de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) están lejos de ser positivas.

De acuerdo a un estudio difundido este martes, llamado Macroeconomía y Construcción (MACh), donde evalúa el comportamiento de la inversión sectorial en los primeros seis meses de este 2017 y proyecta lo que podría ser el cierre del año, la cifras apuntan a un deterioro aun más profundo en las cifras de inversión, en un marco de enfriamiento de la economía, respecto de lo cual indican que “este escenario de bajo crecimiento persistirá en el futuro inmediato”.

El informe detalla que la inversión en construcción tendría una caída mayor a la estimada en diciembre pasado, ajustándose desde -0,1% hasta un -0,3%, “aunque existiendo el riesgo de que pudiera ser incluso más acentuada”.

Señalan que esto se debería principalmente a la profundización del retroceso de la inversión en infraestructura productiva privada, que en su reporte anterior de diciembre se estimaba que se ubicaría en -2,4% este año, sin embargo, ahora proyectan que registraría una caída de -3,1%, lo que no sería compensado por el crecimiento proyectado para la inversión en infraestructura pública (1,9%), según indican en su informe.

En tanto, frente al sector inmobiliario, esperan ver también cifras negativas en la inversión en vivienda pública (-1,7%), mientras que para la inversión en vivienda privada esperan un crecimiento de 2,6% en 2017.

Frente al mercado inmobiliario, apuntan a que “la evolución de las condiciones de acceso al financiamiento será determinante para el desempeño del mercado”, en un escenario que aparece restrictivo por parte de la banca.

En el caso de Infraestructura, criticaron la burocracia en los permisos, y ante eso remarcan que “los niveles de aprobación de proyectos de inversión en infraestructura continúan en mínimos históricos y los tiempos de tramitación de estos han aumentado en casi todos los sectores involucrados. Ello, sin duda, genera rigideces en la dinámica de la inversión esperada en el mediano y largo plazo”.

Ponen además en discusión que la “incertidumbre es la institucionalidad” del Servicio de Evaluación Ambiental, en cuyo marco apuntan a que “estando en régimen el marco regulatorio y la metodología de aprobación final de los proyectos en calificación, puede ser lo suficientemente compleja como para generar espacios de discrecionalidad en los procesos de evaluación”.

Empleo seguiría a la baja en el sector

Tampoco esperan buenas noticias para el empleo en el sector. Señalan que el dinamismo de la mano de obra “continúa registrando un deterioro gradual de la calidad del empleo sectorial. Los trabajadores por cuenta propia continúan amortiguando la contracción de la actividad, situación que podría no ser sostenible durante el año”, describen.

En ese sentido, indican que son las empresas pequeñas (menos de 10 trabajadores) las que siguen “absorbiendo parte de la destrucción neta del empleo de las grandes y medianas empresas”.

Ante eso prevén que se mantenga un alza sostenida del desempleo del sector construcción para 2017, con un promedio de 10,1%.

“Este resultado se condice con un ambiente de caída de la actividad inmobiliaria (como consecuencia de las condiciones crediticias más restrictivas), de escasa renovación de proyectos de inversión y de bajo dinamismo de obras públicas”, sentencian.

Alarma populista

El análisis también pone foco en algunos riesgos geopolíticos y económicos que persisten en el mundo.

Entre ellos, destacan la amenaza de que prolifere el proteccionismo y el populismo: “Aún está pendiente una posible inclinación hacia medidas más proteccionistas de los Gobiernos a nivel mundial”, dice el informe dentro de sus proyecciones.

En cuanto a los mercados financieros, indican que “aún se desconocen las consecuencias de los excesos de liquidez en varias economías avanzadas. Por otro lado, el retiro del estímulo monetario por parte de la Fed no ha provocado disrupciones en los mercados”. Con relación a China, en tanto, “se desconocen los efectos de su política expansiva, en cuanto a la valoración de activos del mercado inmobiliario”, poniendo un manto de duda respecto al gigante asiático.

Por Miguel Patiño para elmostrador.cl

/psg