A través de un comunicado de prensa, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, Movilh, salió al paso de las declaraciones hechas por Alexander Núñez, ex personaje televisivo que se dio a conocer como Arenito en el recordado programa juvenil Yingo.

 Anoche, en el programa de farándula Primer Plano, Núñez contó sobre su vuelco religioso luego de salir de pantalla.

“La homosexualidad es una de las cosas que el Señor cambió en mí”, dijo el ahora trabajador de una empresa.

“Dios creo a el hombre y la mujer, yo fui homosexual pero nunca sentí amor por un hombre, solo fue atracción física… Ahora soy heterosexual, me gustan las niñas y quiero formar mi familia. Quiero tener a mi esposa darle los cuidados que necesita una mujer”, agregó el creyente evangélico.

Ante esto, el Movilh declaró que “la orientación sexual, sea lésbica, gay, bisexual, heterosexual; no es una elección, es una realidad natural. Ni la cultura, ni un decreto, ni una ley, ni una religión podrán jamás modificar una orientación sexual”.

Además comentó que “todo intento por modificar la “orientación sexual” de las personas constituye un abuso”.

Sobre “Arenito” señaló que “el respeto a la vida privada del joven en ningún caso significa aceptar sus declaraciones abiertamente homofóbicas emitidas ayer”.

“Estos dichos, que carecen de todo fundamento racional, violentan la dignidad de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI), en especial la de niños y jóvenes que están descubriendo o asumiendo su orientación sexual. En un país donde la homofobia y la transfobia matan, sus declaraciones homofóbicas son peligrosas e intolerables”.

Finalemente repudian “con especial fuerza los nefastos intentos de algunas iglesias y religiones por aprovechar la vulnerabilidad, problemas o tristezas de las personas, para intentar modificar aspectos de su naturaleza humana”.