La Asamblea Nacional de Francia votó ayer a favor de dar fin a las contrataciones de parientes cercanos a parlamentarios y ministros como sus colaboradores políticos.

La medida era una promesa del Presidente Emmanuel Macron, luego del escándalo de la última campaña electoral, donde se reveló que el candidato conservador François Fillon le pagó durante años a su esposa, por ser su colaboradora.

/gap