Con 340 días, Scott Kelly es el astronauta de la NASA que más tiempo ha pasado en el espacio. Ahora, ya retirado, considera que el próximo gran desafío en la carrera espacial es una misión tripulada a Marte, un objetivo que depende más de la voluntad política que de la tecnología.

“Creo que ya tenemos la mayor parte de la tecnología para ir a Marte. Algunas cosas deben mejorarse, como la protección ante la radiación, los sistemas de apoyo vital o formas de propulsión”, declara en una entrevista en Viena.

Kelly, que tiene ahora 54 años, pasó 340 días seguidos, entre 2015 y 2016, a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), una experiencia que relató en un libro titulado “Resistencia”, donde contó su vida en soledad y muchos datos curiosos como que el espacio huele a “metal quemado”.

/gap