La publicación en las redes sociales chinas de fotos de unos tigres siberianos con claros síntomas de obesidad en la mayor reserva dedicada a este animal en China ha causado risas y chistes entre los internautas del país, pero también preocupación entre ecologistas que temen por la salud de los felinos.

Los tigres pertenecen al Parque de Tigres Siberianos de Harbin (extremo nororiental de China), el principal centro de conservación de este animal en peligro de extinción, y muestran a algunos de los felinos del recinto con vientres hinchados cual el de un hipopótamo y pliegues de grasa, muestra el diario South China Morning Post.