En el marco de esta contingencia se activó además una mesa interinstitucional en conjunto con la Armada, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y la Superintendencia de Medioambiente.
El fenómeno de floración de algas ocurrido en febrero-marzo 2016 en la Región de Los Lagos generó la muerte de 40.000 toneladas de biomasa, afectó a 45 empresas y generó pérdidas a la industria cercanas a los US$800 millones.
/estrategia
/gap