Francisco Solar Domínguez y Mónica Caballero Sepúlveda, los dos anarquistas condenados por atentar contra una basílica en Zaragoza en 2013, deberían volver a Chile la semana entrante, situación que tiene a La Moneda recabando la información necesaria para ver cuáles serán los pasos a seguir.

La pareja fue condenada a cuatro años y medio de cárcel luego de que el Tribunal Supremo rebajara su pena inicial de 12 años. Sin embargo, apelaron al Código Penal del país ibérico, el cual permite a los extranjeros sentenciados a más de un año de prisión a conmutar su castigo por la expulsión del país, según informó La Tercera.

Ante esta situación, el subsecretario del Interior, Mahmud Aluey, reconoció que “se están haciendo los trámites en España, porque entiendo que van a expulsar a estas dos personas. Cuando pase eso podremos informar más en detalle“.

Es una decisión judicial de otro país y veremos lo que vamos a hacer cuando ellos nos informen“, añadió el representante gubernamental con algo de molestia por la insistencia de la prensa en este tema.

Solar y Caballero fueron declarados culpables de los delitos de lesiones y daños terroristas por colocar en la Basílica del Pilar un artefacto compuesto por una bombona de butano, dos kilos de pólvora y un reloj activador que estalló en la nave central.

Ambos ya habían sido investigados en Chile por el Caso Bombas, pero fueron absueltos en junio de 2012.

/Lanacion

/gap