Es una vergüenza que Chile Vamos, por pequeñeces de algunos de sus liderazgos políticos, no logre acordar una lista única para la próxima elección parlamentaria, sabiendo que ello podría conferirle una ventaja crucial a la izquierda que tanto daño ha hecho al país en estos últimos cuatro años.

Toca a Piñera demostrar que él no es solo un líder en las encuestas, sino también uno que en momentos difíciles está dispuesto a asumir riesgos y ordenar a su conglomerado por el bien del país.

El ex Presidente tiene razón cuando dice que nadie le perdonará a Chile Vamos no haberse puesto de acuerdo en la lista única, pero tampoco se le perdonará a él no haber intervenido para resolver el problema. Si en cambio sale airoso, dará una potente señal en el sentido de ser el líder que el país necesita en estos tiempos de decadencia política generalizada.

Carta de Axel Kaiser al diario El Mercurio

/gap