La polémica marcha “Unir a la derecha” convocada por un grupo de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, provocó este sábado varios muertos y heridos por enfrentamientos con grupos “antifascistas” y obligó a la declaración de estado de emergencia de seguridad por parte del gobernador, Terry McAuliffe.

Aunque el inicio de la marcha estaba previsto para el mediodía en el Emancipation Park, en el centro de la ciudad, minutos antes ya se produjeron los primeros choques violentos.

Las consignas lanzadas entre manifestantes, ataviados con banderas confederadas y escudos de protección; y los opositores, que acusan a los organizadores de ideología ultraderechista, rápidamente desembocaron en golpes y puñetazos.

Según la Policía de Charlottesville, los primeros enfrentamientos se saldaron con algunos muertos y varios heridos, sin precisar la cifra exacta o su gravedad.

A la par, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, se vio obligado a declarar emergencia estatal para ayudar a “las autoridades a responder a la violencia”, en su cuenta de Twitter.

/gap