Durante seis días Vilma Trujillo García, de 25 años, fue sometida a un verdadero suplicio por un grupo que practicó un supuesto ritual de “purificación” por encontrarse ella “endemoniada”: permaneció atada de pies y manos y sometida a ayuno y oración.

Y al sexto día el grupo ejecutó de forma literal lo que uno de sus miembros conoció a través de una supuesta “revelación”: que el cuerpo de Trujillo “pasara por el fuego de prueba y se purificara su alma”.

El relato dado por testigos del hecho y recogido por el diario La Prensa, de Managua, es espeluznante. Dijeron que la mujer fue condenada a ser lanzada a la hoguera por el pastor Juan Gregorio Rocha Romero, de la denominada Asamblea de Dios. Otros cuatro miembros de la congregación participaron en el ritual.

“Bueno, la revelación que Dios nos da es que hay que encender un fuego y pasarla por la hoguera, porque el espíritu de sanidad está en el fuego”, habría dicho una de las participantes según testigos.

/gap