Los penales pueden decidir tanto títulos como clasificaciones. El ejemplo más reciente es el de Rusia, que dejó fuera del Mundial a España y despúes quedó eliminada ante Croacia. Sin embargo, en nuestra era tecnológica, esta es una de las situaciones más susceptibles al cálculo.

Todo lo que pueda darle una cierta ventaja a un equipo debe ser explotado. Algunos aún tienen dudas, pero la realidad es que hay ciencia detrás de cada tiro, patrones que pueden y deben analizarse.

Entonces, ¿qué debemos saber sobre los penales pateados hasta ahora? Ignacio Palacios-Huerta es un economista que lleva años estudiando los penales con ayuda de las leyes del nobel de Economía John Nash (sí, el de Una Mente Brillante).

El catedrático de Economía de la London School of Economics, tiene una base de datos con más de 11.000 lanzamientos y más de 1.000 tantas por penales. De sus estudios se puede extraer lo siguiente: el 60% de las tandas las gana el equipo que tira primero a portería; en el 60% de las ocasiones un lanzador diestro lanzará a la zona que corresponde a la mano derecha del portero (y el zurdo a la izquierda); y en la mayoría de ocasiones los arqueros tienden a lanzarse al lado de la mano que más usen.

Además, teniendo en cuenta que el 80% de los tiros acaban en gol, sería impensable que a nadie se le hubiera ocurrido analizar los penales desde la ciencia. “El fútbol lo veo cada vez más como científico que como aficionado”, declara Palacios-Huerta. “Lo que de crío pensaba que era azar no siempre lo es. Las leyes funcionan. El deporte ofrece datos muy limpios para evaluar las teorías de Nash”, agrega para El País.

Para este economista, hay jugadores y porteros más predecibles que otros. Estos, aunque no lo sepan, son buenos ejemplos de cómo actúan las leyes de Nash. “Los jugadores que han tirado un penalti de una manera no tienden a repetir el mismo penalti si es en el mismo partido o en poco tiempo”, argumenta.

En conclusión, las matemáticas juegan, tanto como el talento o la presión de patear en casa, un papel determinante a la hora de patear penales.

/gap