Google Maps es una fuente inagotable de curiosas imágenes. Algunas de ellas, provocadas por la mano del hombre, pasan desapercibidas hasta que alguien la detecta y su popularidad crece como la espuma.

Es el caso de un gigantesco pene dibujado en un lago seco en Australia. Fue un australiano el que, navegando por la aplicación, se dio cuenta de la existencia de este dibujo, realizado en el fondo de un antiguo lago cerca de la ciudad de Geelong, informa Science Alert.

Según la prensa local, los vecinos de la zona conocían la existencia de este dibujo desde hace meses, pero es ahora cuando el lago seco, llamado Betoota Lake, ha ganado popularidad.

/gap