Aryana Sayeed es una de las artistas pop más controvertidas de Afganistán conocida entre sus seguidores como “la Kim Kardahian” del país por su larga melena negra y su forma de vestir. Durante la noche del sábado dio un concierto que llevó a más de 3.000 personas a corear sus canciones de estilos mezclados entre los ritmos folk y el pop.

La artista es una de las más amenazadas por grupos conservadores y extremistas que habían criticado duramente la realización del concierto y desafiaban a la cantante con la posibilidad de un ataque. Sin embargo y pese a todas las amenazas Sayeed siguió adelante y en ningún momento se planteó cancelar su actuación: “hoy necesitamos estar juntos y luchar contra ellos” sentenciaba.

Miles de fans asistieron al concierto ofrecido por Ariana Saeed en Kabul

Miles de fans asistieron al concierto ofrecido por Ariana Saeed en Kabul (Massoud Hossaini / AP)

El concierto se celebró coincidiendo con el 98 aniversario del día de la Independencia en Afganistán y hasta momentos antes de la actuación no se sabía a ciencia cierta donde se iba a realizar. En un principio la artista iba a cantar en el estadio Gazhi de la capital pero las autoridades especificaron que no podían garantizar la seguridad en el lugar, por lo que se cambió en último momento el sitio del acontecimiento.

Los grupos extremistas y conservadores se justificaban diciendo que no podían consentir “estos bailes ni la falta de creencia” en su sociedad. También se le ha juzgado por su vestimenta y su forma de actuar, considerados como “una afrenta” para la cultura afgana. Sin embargo, ella misma se defiende diciendo que su voz simboliza “la paz para mi gente y un rayo de esperanza para las chicas de este país”.

/gap