Flanqueado por su ex jefa de gabinete y tras días de cuestionamientos, el pasado 13 de febrero de 2015 el hijo de la Presidenta Bachelet, Sebastián Dávalos, renunció a su cargo como Director Sociocultural de la Presidencia, en medio del escándalo por el caso Caval.

“No he cometido ilícito alguno ni delito funcionario”, señaló Dávalos desde los jardines del Palacio de La Moneda, donde anunció que daría “un paso al costado” y donde pidió perdón “por este amargo momento”.

“Entiendo el malestar que ha generado esta situación y asumo que el perjuicio provocado ha dañado a la Presidenta de la República y al gobierno, quienes cuentan con mi total y absoluta lealtad. Es debido a lo anterior que no me queda más que pedir humildemente perdón por este amargo momento. Entiendo además que esto para algunos pudiera no ser suficiente”, señaló.

Posteriormente, a los pocos días su cumputador apareció borrado.

Fuente/La Tercera

/gap