“Un recuerdo puede adquirir cada vez más fuerza mediante la repetición, pero es el recuerdo que evocamos al hablar, no el hecho. Y las historias se templan cuando se relatan, se editan cada vez que se recuerdan, hasta que se convierten en poco más que quimeras. La gente recuerda más a menudo lo que puede soportar que lo que fue en realidad (…) Shakespeare define a la memoria como la carcelera del cerebro, pero también como su cortesana”, escribe David Carr en “La Noche de la Pistola”.

Y viene a mi cabeza uno de los libros más bellos que leí: “Expiación” de Ian McEwan. Una obra maestra que lleva a la desesperación cuando el testimonio de una inmadura e imaginativa Briony destroza el destino de un joven brillante. La verdad sofocada, involuntariamente, por el capricho de una memoria adulterada por la fantasía y las emociones.

Bajar el estrés, dormir y tratar de no usar tanto el celular, son algunas claves que ayudan a nuestra memoria

Bajar el estrés, dormir y tratar de no usar tanto el celular, son algunas claves que ayudan a nuestra memoria

En nuestro día a día: ¿Cuánta “verdad” hay en lo que recordamos? ¿Qué, y quiénes, entran en juego a la hora de elaborar un recuerdo? Nuestro estado de ánimo ¿Puede influir en lo que recordamos como cierto? Son algunas de las preguntas que comenzaron a buscar respuestas desde la neurociencia.

Infobae consultó sobre estos temas, y sus implicancias, a Fabricio Ballarini, investigador del CONICET, licenciado en Ciencias Biológicas y doctor por la Facultad de Medicina (UBA).

-De lo que recordamos ¿Cuánto es realmente basado en la realidad de los hechos?

Muy poco. No hay un porcentaje, sería muy complejo calcularlo. Pero básicamente todos los recuerdos que tenemos – todos – son falsos.

-¿Cómo cambiamos la realidad cuando la guardamos como recuerdos?

Siempre doy el mismo ejemplo: te fuiste de vacaciones con tus amigos, estuvieron todo el tiempo juntos. Pero, cuando llega el momento de recordar lo que vivieron, parecen todas películas diferentes. Uno dice que fueron las peores vacaciones de su vida y para otro fueron las mejores. Pero ¿Cómo? ¿No vivieron lo mismo? Lo que pasa es que uno recorta, no solamente a qué le presta atención, sino también la carga emotiva que le imprime. A medida que pasa el tiempo, uno cambia esos recuerdos. El cerebro hace algo increíblemente loco que se llama “falsa memoria”. Uno va reconstruyendo lo ocurrido cada vez que lo evoca.Cuando se los traen a la conciencia, cuando se relatan nuevamente los hechos, todo ese recuerdo vuelve a ponerse en juego.

A medida que pasa el tiempo, uno cambia los recuerdos, explica el científico

A medida que pasa el tiempo, uno cambia los recuerdos, explica el científico

Pero también ocurre que la memoria es muy vulnerable. Es muy fácil cambiar y manipular los recuerdos. Por ejemplo, nosotros somos amigos desde hace un montón de años y yo te digo “¿Te acordás cuando nos encontramos en Córdoba hace 10 años?”, y vos me respondés: “no sé si era Córdoba, me parece que era Corrientes”. A partir de allí, yo ya guardé Corrientes y lo reemplacé en mi memoria. Y la próxima vez que nos encontremos yo voy a buscar el recuerdo como Corrientes y no como Córdoba. La memoria que tenemos es bastante falsa, venimos muy flojos de papeles a nivel de recuerdos.

-En el caso de esas personas que nos deslumbran por su memoria, son capaces de recordar fechas, números ¿Qué les da esa capacidad? ¿Es algo innato en ellos?¿De dónde proviene ese don?

Es un tema bastante complejo. Hay historias sobre los Savant, que son quienes tendrían esa capacidad de recordar miles de nombres o de recitar libros de memoria. En la mayoría de los casos, se trata de personas que tienen patologías, por ejemplo los aspergers, que es un tipo de patología del espectro autista, y que generalmente los lleva a que puedan acceder naturalmente a recordar muchos datos. Otros se destacan porque hacen foco en retener una determinada información o se entrenan. Pero es difícil que una persona, sin ninguna patología aparente, tenga una capacidad muy distinta a la del resto. Casi todos nos movemos dentro de un pequeño rango en el que recordamos más o menos la misma cantidad de cosas. Tal vez seamos más flojos en la memoria declarativa, pero nos quedan otros miles de clases de memorias en los que seguramente somos mejores.

El experto es disertante en las charlas TED

El experto es disertante en las charlas TED

/gap