Una dura crítica al rechazo del Comité de Ministros al proyecto Dominga, realizó el candidato presidencial del bloque Fuerza de Mayoría, Alejandro Guillier, en medio de su participación en el foro “Una política Minera del Chile del siglo XXI”, organizado por Voces Mineras y el Colegio de Ingenieros de Chile.

Siendo aplaudido por los representantes del empresariado presente, el abanderado calificó como “una brutalidad” y un “escándalo” que los secretarios de Estado hayan dado el no a la iniciativa.

“Nosotros tenemos que entender que el país necesita crecer con empleo digno de calidad y con seguridad social. Así, todos ganamos. Segundo, para eso necesitamos destrabar la inversión, pero para eso necesitamos, sobre todo en áreas tan estratégicas como la minería, la energía y el transporte, reglas claras y eso parte por la descentralización del país”, dijo Guillier.

El abanderado explicó que “nosotros tenemos distribución racional del uso de los territorios en regiones y sabemos anticipadamente dónde se pueden hacer determinados tipos de inversiones y que todos los negocios puedan florecer sin chocarse unos con otros. La autoridad política define reglas del juego, el empresario sabe dónde instalar un proyecto productivo y cuáles son las reglas”.

En su exposición, el candidato de parte de la Nueva Mayoría replicó entonces que “no podemos seguir haciendo que el privado vaya presentando proyectos e sn forma parcial, que se aprueben, y que cuando se completan empieza el problema”. “Obviamente acá hubo una falta de definición previa del Estado que es el que tiene que definir las reglas del juego inicial y luego la evaluación del proyecto se hace técnicamente”, recalcó Guillier.

Luego agregó: “Pero tenemos que simplificar y hacer más claro el proceso de evaluación ambiental respetando el medio ambiente, los derechos de las comunidades y un desarrollo que sea sostenible a largo plazo”. Por último, cabe destacar que, según Guillier, a lo largo de la evaluación del proyecto minero portuario se notaron “contradicciones” por parte de los funcionarios de Gobierno.

/gap