Las intensas lluvias producto de los recientes temporales en la zona, han dejado un lado amable para quienes gustan de la naturaleza y el aire libre.

Esto porque los ríos Rahue y Damas -los principales afluentes de la ciudad de Osorno- rebosan de agua por estos días.

Un ejemplo se aprecia en el remozado Parque Cuarto Centenario, a pasos del centro, donde el caudal del cauce pluvial aumentó considerablemente.

/gap