Un nuevo episodio extrafutbolístico habría sido protagonizado esta madrugada por el volante de la selección chilena Arturo Vidal, en el hotel del casino Sun Monticello, región de O’Higgins.

De acuerdo a fuentes policiales, el también jugador del Bayern Munich, llegó anoche hasta las dependencias del establecimiento luego de arrendar varias habitaciones, iniciando una fiesta que se prolongó hasta esta mañana.

Pero en medio de los festejos, la situación se habría salido de control pues algunos de los invitados habrían protagonizado desórdenes y daños en los pasillos del hotel.

Lo anterior provocó que, a eso de las 07:30 horas, los guardias del lugar se decidieran por llamar a Carabineros, argumentando que no podían controlar los invitados del volante del combinado nacional.

Trascendió que tras la llegada de los efectivos policiales, la administración del recinto pidió a Arturo Vidal que abandonaran el lugar de forma inmediata, debido a que tanto Vidal como sus invitados estaban bajo los efectos del alcohol.

Finalmente, la solicitud fue acatada por el futbolista y sus cercanos, sin que se produjeran detenciones.

La situación reviste gravedad, debido a que podría afectar el desempeño de la Roja, en el enfrentamiento por las clasificatorias a Rusia 2018, frente a Paraguay, partido que se jugará el jueves en el estadio Monumental.

/psg