La Fiscalía Centro Norte formalizará al cabo de Carabineros, Mauricio Carrillo Castillo, como presunto autor del delito de lesiones graves, luego que ayer un carro lanzagases, denominado popularmente como “zorrillo”, atropellara a un individuo en medio de las manifestaciones en Plaza Italia, en Santiago.

El funcionario de Carabineros era el conductor del carro J 023 y pasará hoy a control de detención en el Séptimo Juzgado de Garantía, consigna el diario La Tercera.

Este mismo diario señala que la mesa del Partido Socialista emitió un comunicado en donde exigieron la renuncia del Intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, y del General Director de Carabineros, Mario Rozas.

Y durante el transcurso del día, diversos diputados de oposición, específicamente de la DC, PC y RD, han salido también a pedir la salida de la máxima autoridad regional y del jefe policial producto de este hecho.

En el pedir no hay engaño, dice el refrán, pero tanto Intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, y el General Director de Carabineros, Mario Rozas, no hicieron otra cosa que cumplir con su deber.

¿O acaso no se dijo con bastante antelación que esta concentración en Plaza Italia no estaba autorizada?…Por lo tanto, dotar de una cantidad mayor de Carabineros para resguardar el lugar no era otra cosa que imponer el orden y hacer acatar la ley.

¿O quieren que la insólitamente denominada ahora Plaza de la Dignidad siga siendo tierra de nadie y donde cada cual pueda hacer lo que quiera? Léase delinquir, destruir o al menos interrumpir el tránsito e impedir el desarrollo normal de la ciudadanía.

Y en el caso de a Fiscalía, está bien, es parte de su trabajo. Que investigue por qué el cabo de Carabineros, Mauricio Carrillo Castillo, atropelló a ese sujeto, que -ténganlo por seguro- van a decir que por casualidad iba pasando por el sector para ir a comprarle pan a su abuelita que está enferma.

La pregunta, al respecto, es ¿porque los políticos que hacen gárgaras con los derechos humanos que tan “desinteresadamente” defiende el INDH (con sueldos superiores a 4 millones de pesos para cada “sacrificado” funcionario) no se preocupan también de la forma como están siendo atacados los Carabineros?

Y la Fiscalía, también como parte de su trabajo, no debiera también investigar si el “joven y pacífico idealista” atropellado y quienes estaban alrededor suyo no portaban alguna de estas armas hechizas que perfectamente pueden causarle serias lesiones a cualquier persona que resulte alcanzado por uno de estos balines de acero u objetos contundentes?

Aquí, tanto a los señores políticos como a los fiscales le entregamos varias pruebas irrefutables en tal sentido:

No es preciso mayores comentarios, salvo esperar que el Presidente Piñera está vez actúe con la firmeza que corresponde y respalde a ultranza al Intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, y el General Director de Carabineros, Mario Rozas, que reiteramos, no hicieron otra cosa que cumplir con su deber.

/gap