“Ocurre con más frecuencia en el seno izquierdo, que típicamente es más grande que el derecho”. De acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de California, en Estados Unidos, las mujeres que tienen pechos grandes son más propensas a padecer cáncer de mama.

Esto, debido a que cuentan con demasiado tejido grado que impide sea detectado algún tumor. Según los expertos, el 39 por ciento de los casos que se presentaron antes de la menopausia, podrían haber sido detectados a tiempo si las féminas tuvieran senos pequeños.

Para llegar a esta conclusión, al menos 18 mil mujeres fueron voluntarios durante el tiempo de investigación. Lo que va de la mano con un reporte de la Universidad Harvard publicado en 2015.

“Varias líneas indirectas de evidencia apoyan la teoría de que el tamaño del seno podría influir en el riesgo de cáncer. Este cáncer ocurre con más frecuencia en el seno izquierdo, que típicamente es más grande que el derecho”.

/psg