La Comisión de Pueblos Indígenas y Araucanía del ex Presidente Sebastián Piñera es la que ha estado encargada de elaborar las propuestas programáticas para la región y enfrentar la violencia de la zona. Dicho equipo está siendo coordinado por Bruno Baranda y Carlos Llancaqueo, quienes han mirado en profundidad algunos elementos para desarrollar las iniciativas en esta materia: El Plan Araucanía, impulsado por el ex mandatario durante 2010; la propuesta por la paz social, realizada -durante el 2014- por los senadores RN Alberto Espina y José García Ruminot y lo planteado por el obispo de Temuco, Héctor Vargas.

En base esto, Piñera definió tres ejes principales para La Araucanía: reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y modernización de la institucionalidad; plan económico y social para la zona, que busque incentivar el empleo y la infraestructura. Y, finalmente, la paz en la región a través del fortalecimiento de la Ley Antiterrorista.

“El gobierno ha actuado con una tremenda irresponsabilidad y ambigüedad. Quiero recordar que la Presidenta (Bachelet), antes de asumir, se comprometió a no aplicar la Ley Antiterrorista en La Araucanía. Cómo puede una presidenta renunciar a aplicar una ley que es absolutamente necesaria; todas las democracias del mundo tienen leyes antiterroristas”, manifestó ayer Piñera, quien ha agudizado sus críticas hacia el Ejecutivo en la materia.

/gap