Las tensiones con Ximena Rincón

25 de abril de 2016. La U. de Chile informaba que el desempleo en Santiago llegaba a 9,4% y la entonces titular del Trabajo, Ximena Rincón, sostuvo que el ajuste fiscal anunciado a fines de febrero podría haber impactado en esa cifra. “Ese argumento es completamente equivocado, no hay ninguna base para sostener eso”, recriminó Valdés inmediatamente. En tanto, en la discusión de la reforma laboral fueron evidentes las diferencias entre ambos, en la que Valdés finalmente salió favorecido por la Presidenta Bachelet. Ya fuera del gabinete, Rincón reconoció que una de las razones de su salida fue la tensión con el ministro, y después apoyó a la ministra Krauss tras una nueva polémica. “Valdés debe entender que los ministros son sus pares, no sus subalternos”, lanzó.

El exabrupto al diputado Campos

21 de junio de 2016. “Puta que son maricones. Ustedes propusieron esta huevada”, lanzó Valdés, durante el receso de la Comisión de Hacienda que debatía el aumento del salario mínimo. ¿El apuntado? El diputado PPD Cristián Campos, quien instantes antes había solicitado la intervención de la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, en el debate, y quien estaba presente como invitada. El jefe de la billetera fiscal perdió la paciencia en un momento en el que el Ejecutivo proponía un alza de $ 10.000, mientras que los parlamentarios oficialistas apuntaban a un incremento mayor. Tras el receso, Valdés les señaló a los presentes que “no sé si todos tenemos derecho a ofuscarnos, pero yo soy ministro, así que me disculpo”.

“No descarta ni confirma” su renuncia

24 de octubre de 2016. Tras una dura derrota en las elecciones municipales celebradas el día anterior, la Presidenta Michelle Bachelet citó muy temprano al comité político de ministros, al que también llegó Rodrigo Valdés. A su salida de La Moneda, el economista señaló que “hemos analizado cuidadosamente los resultados, ya tendrán más versiones de la reunión, pero ha sido una mañana de reflexiones”. Aquello implicó inmediatas consultas sobre una eventual salida del gabinete, junto a otros ministros, sobre lo que Valdés respondió: “No voy a confirmar ni a descartar eso”. En esta línea, el ministro insistió en que “en un sistema presidencial la Presidenta puede cambiar los ministros el día que quiera, a la hora que quiera, en el minuto que quiera”.

Los epítetos de Bárbara Figueroa

8 de noviembre de 2016. “Hueón maricón”, le gritó en varias ocasiones la actual presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, al ministro de Hacienda en el Congreso. ¿La razón de la ira? Valdés se negó constantemente en aumentar la propuesta de reajuste al sector público del Ejecutivo de 3,2% a 4%, como pedían los dirigentes sindicales. “Valdés, esto es tu culpa, atrévete a mirar; Valdés, que te saquen del gabinete por desgraciado, mira lo que les hiciste a los trabajadores”, insistió Figueroa, rodeada de carabineros. Cuatro meses después, tras una polémica con la ministra Krauss, nuevamente Figueroa lo apuntó señalando que “él se ha caracterizado por su imprudencia”.

Califica de “imprudente” a Krauss (foto)

23 de marzo de 2017. En el marco de un seminario en el que se debatía el proyecto de pensiones, la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, aseguró en su exposición que “quiero ser categórica, ni un peso más irá a las AFP”. La frase cayó tan mal en su par de Hacienda, quien ese mismo día -por la noche- envió una declaración pública calificando sus dichos como “imprudentes”. “La ministra del Trabajo, de manera imprudente, comunicó públicamente hoy la visión que tenemos sobre la administración del 5% (…). Esta intervención puede afectar severamente las confianzas”, criticó.El tema tensionó no solo al gobierno, sino también a la DC, quienes se molestaron con Valdés, quien un par de días después dio por superado el impasse.

/gap