El SuperTanker, el avión que durante 20 días trabajó en el combate de los incendios forestales en la zona centro-sur del país, se despidió ayer de Chile.

Cerca de las 11:00 el Boeing 747-400 despegó desde el Grupo 10 de la Fach rumbo a Colorado Springs, donde está su base.Antes de su partida, la tripulación colgó un mensaje en su página de Facebook, afirmando que “fue un honor” combatir los siniestros.El representante de la empresa que lo trajo a Chile, Dieter Linneberg, aseguró que la aeronave está “disponible para el país cuando se le requiera” y que la tripulación está contenta. “Se van con la bandera chilena en su corazón”, dijo.”Ahora no es necesario que permanezca, los incendios están controlados, Conaf tiene bastantes medios para apagar incendios que son más pequeños. Y si llegara a pasar alguna desgracia –que ojala no ocurra-, el Global Supertanker está a 10 horas de camino, por lo tanto, podría venir en cualquier momento que se le necesite”, sostuvo.La llegada de la nave fue gracias a la chilena radicada en Estados Unidos Lucy Ana Avilés, quien se ha debido defender de las críticas por hacer pública su donación.La filántropa respondió además al gobierno por el retraso en la llegada del SuperTanker, señalando que Chile no debió gestionar ningún permiso.

/Soychile

/gap