La labor de Carabineros es siempre buscar un punto medio entre los derechos de los manifestantes y las personas que hacen uso de la vía pública.

Ahora, ¿ qué puede hacer carabineros cuando se enfrentan a un grupo de sujetos que no manifestaban por ninguna reivindicación, sino que solamente se prepararon para hacer desmanes, dañar, destruir y atacar a Carabineros?

Eso fue exactamente lo que ocurrió al martes pasado a la salida del Estadio Monumental y que muy bien describió la valiente jueza Andrea Acevedo, del 14° Juzgado de Garantía de Santiago, que tuvo una destacada y valiente intervención en la audiencia de formalización de Carlos Martínez.

La magistrada expresó que “a lo más hay una conducta negligente, pero justificada, a mi criterio: Estaba en peligro no sólo él, sino también el acompañante. La propia pareja de la víctima dijo que estaba la famosa Garra generando disturbios, y la vecina también dice ‘salgo y veo encapuchados‘”.

Cabe aquí preguntarse: ¿Acaso los Carabineros no tienen DD.HH.?
Es cierto que, en estrictor rigor,, quien comete violación a estos derechos es el Estado, a través de sus agentes, entre otros, los policías. Esta corriente es la más usada en el Derecho Internacional.
Los particulares, al usar violencia en contra de los policías, no cometen violación a los DD.HH., sino delitos que deben ser perseguidos por el Estado, aplicando la legislación propia de un Estado de Derecho y la participación de sus órganos competentes: Policía, fiscales, jueces, etcétera.

Sin embargo, esto no significa que detrás del uniforme de un carabinero también hay un ser humano, que experimenta dolores, frustraciones, temores,etc.

¿Y eso le importa o le preocupa a quienes atacan con toda su furia a Carabineros, ya sea verbalmente o de hecho? ¿Lo toman en cuenta los políticos y abogados que piden las penas del infierno para cualquier carabineros que, casi en defensa propia, comete un hecho – lamentable por cierto- y con resultados tan negativos como lo ocurrido el martes pasado.

Sería bueno que vean con detención esta imagen, que claramente vale por más de mil palabras.

Sin comentarios. No es necesario

/gap