Este martes dos jugadores de Boca Juniors se fueron a los golpes en medio de un entrenamiento rutinario, preparándose para el arranque del torneo que partiría en Marzo, pero que no tiene fechas definidas. Juan Manuel Insaurralde y Jonathan Silva se dieron durísimos golpes de puño. Ni siquiera estaba la pelota en juego y para peor eran del mismo equipo.

Sus compañeros tuvieron que intervenir para separarlos. Y el técnico, Guillermo Barros Schelotto, tomó la decisión de echarlos a los dos del entrenamiento. Los medios transandinos habían entrado hace pocos minutos a Casa Amarilla cuando comenzó la pelea. El DT los mandó al camarín con una dura reprimenda a sus dos pupilos y se espera que en los próximos minutos se informe de alguna sanción para ambos. “La puta madre, vayánse los dos, y si quieren no vuelvan más”, se escucha a Schelotto, mientras lanza al piso su carpeta muy enojado.

Por Ignacio Soto Bascuñán