Para Bolivia, enfrentar a Chile se transforma en una materia que supera al fútbol. La antesala y el desarrollo del juego se llenan de discursos nacionalistas que enturbian el partido. Sin ir más lejos, la ejecución del himono chileno fue pifiada por los fanáticos locales en el Hernando Siles.

El canciller Heraldo Muñoz criticó a la Roja por la derrota, basándose en el discreto nivel del combinado altiplánico. “Estamos perdiendo con un equipo rústico, por la altura y poca claridad e insistencia en pelotazos”, escribió en su cuenta en Twitter.

Más tarde, la autoridad apuntó contra la actitud de los bolivianos. “Bolivianos salieron a ganar como fuese. Entrenador boliviano, descriteriado, metió la política en el deporte. Clima ajeno al fútbol que crean algunos”, posteó más tarde.

/gap