Con más de 300 mil contagios, Chile es uno de los países más afectados con la pandemia del coronavirus, por lo que las noticias buenas son difíciles de hallar. Una de esas luces de esperanza fue la que dio una enfermera del Hospital El Pino de San Bernardo, quien con su violín acompaña a los pacientes que están internados en la UCI.

Chile es uno de los países más afectados con la pandemia del coronavirus, por lo que las noticias buenas son difíciles de hallar. Una de esas luces de esperanza fue la que dio una enfermera del Hospital El Pino de San Bernardo, quien con su violín acompaña a los pacientes que están internados en la UCI.

Damaris Silva (26), quien trabaja como técnico en enfermería del recinto capitalino, había sido elogiada hace algunos días por las propias autoridades del hospital, quienes la pusieron como un ejemplo de dedicación ante el complejo presente del sistema sanitario por la pandemia del coronavirus.

La profesional de la salud con su acción busca que los pacientes se sientan mejor y puedan enfrentar de mejor manera las complicaciones generadas por el COVID-19.

“Es un momento en el que yo entro, llego a la sala, y se produce de inmediato una reacción en los pacientes. Cada vez que lo hago, lo hago desde mi corazón”, expresó Silva.

Ella se merece un gran aplauso porque es una de los héroes anónimos que descubrimos gracias al coronavirus

/gap