La nueva generación que pretende llegar al Parlamento arremetió con todo contra el actual sistema educativo y la Reforma Educacional del Gobierno. Karina Delfino, candidata por el Distrito 9, junto con Francisco Figueroa y Julio Isamit, ambos postulantes por el Distrito 10, debatieron arduamente sobre el sistema educacional actual chileno, manifestando sus posturas frente a las actuales reformas educativas y concordando en que la educación en Chile debe.

El primero en disparar fue Isamit, quien sostuvo que el énfasis principal debe estar en la educación municipal, ya que “desde el 2006 a la fecha la educación municipal ha perdido matrículas de 400.000 estudiantes, muchos liceos han perdido la excelencia como por ejemplo, el Instituto Nacional, colegio del cual egresé. Hay un desafío en la educación municipal que no han sido abordados, se prefirió corregir la educación particular subvencionada. Hemos visto filas afuera de los colegios cuando la reforma de la selección aún no se implementa en Santiago”.

En el mismo sentido, el candidato por Santiago, Providencia, Ñuñoa, Macul, San Joaquín y la Granja agregó que “esto pasa, porque se ha generado incertidumbre y es un gran error. Aquí se ha tratado de arreglar la cáscara del sistema educacional, pero no el núcleo que tiene que ver con lo que pasa dentro de las salas de clases, con el apoyo de las familias, apoyo del equipo directivo y con el apoyo de los profesores”.

Figueroa, en tanto, apuntó a la mala calidad y al lucro en la educación: “no digo que se tenga que acabar la educación privada, el tema es que se optó por un camino que no era el único posible en este país que era masificar a través del mercado con estos resultados, endeudamiento, baja calidad, y poca relación con las universidades del país. El resultado de esto es que quienes egresan de la educación masiva y lucrativa son choferes de Uber”.

Delfino, por su parte, entregó su apoyo al actual Gobierno, afirmando que “cuando iniciamos las movilizaciones en 2006 era impensable hablar sobre una Reforma de esta envergadura en términos educacionales. Por tanto, es importante destacar que la Presidenta Michelle Bachelet ha tenido la voluntad de iniciar esta discusión de fondo, plantear le fin al lucro, y hoy plantear una ley específica para las Universidades Estatales y la gratuidad en Educación Superior. Se ha avanzado bastante, pero que lo que va a quedar en deuda es reforzar la educación pública”.

En cuanto al futuro de la Reforma y cómo lo enfrentará la próxima Administración, Isamit comentó que “hay que hacerse cargo de lo que deja este Gobierno, la implementación de la Reforma Educacional respecto a los colegios subvencionados se van a implementar en el próximo Gobierno. Vamos hacer modificaciones profundas. Por ejemplo, la ley que prohíbe el aporte de los padres en la educación de sus hijos evidentemente va a ser modificada de manera tal que los papás puedan colaborar voluntariamente en la educación de sus hijos, porque hoy lo que está pasando es que por cada peso que los papás quieren aportar el Estado les está agregando un impuesto adicional”.

Finalmente, Isamit se refirió a sus propuestas y transformaciones. “Queremos crear más proyectos Bicentenario, porque creemos en la educación de excelencia, pondremos como prioridad nacional en la educacional inicial porque las grandes diferencias se generan cuando los niños son chicos y no al final de la educación media”.

/gap