El huracán Irma, que los meteorólogos han descrito como tres veces más grande que el estado de Florida, logró persuadir a miles de personas en Miami a evacuar ya sea por aire o tierra.

El peligroso ciclón sorprendió a los turistas, algunos de los cuales se han quedado varados en cruceros y luego en el aeropuerto, y que ahora también buscan refugio.

El Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) incluso está ofreciendo a aquellos pasajeros varados transportarlos a los refugios oficiales, los cuales están llegando pronto a su máxima capacidad a medida que se aproxima Irma.

Incluso los hospitales han ofrecido refugio a las mujeres con embarazo múltiple, con al menos 28 semanas de gestación, quienes estén experimentando alarmas de parto prematuro, entre otros problemas.

El Hospital Jackson Memorial, Jackson North Medical Center y el Jackson South Medical Center, en el sur de Florida, acogerán a las futuras madres cuatro a seis horas antes de que el huracán toque tierra.

A medida que se acercan los primeros vientos huracanados, previstos para la noche del viernes, las calles empiezan a vaciarse por completo ante el poco cambio favorable que ha mostrado el huracán, que ha causado estragos y una veintena de muertes en su recorrido por el Caribe.

El presidente estadounidense Donald Trump aprobó el lunes la solicitud de Florida para una declaración de emergencia antes de la llegada de Irma.

/gap