Durante enero, una fuerte controversia se desató en el Congreso por la ofensiva de varios diputados para poder ser candidatos a intendente una vez que se implemente la elección directa de estas autoridades.

Tras esta polémica, los diputados Germán Becker (RN), Rodrigo González (PPD), Jaime Pilowsky y Claudio Arriagada (ambos DC) presentaron, el 26 de enero -último día legislativo antes del receso de verano- un proyecto y una reforma constitucional que buscan inhabilitar a parlamentarios en ejercicio del cargo para presentarse como candidatos a gobernador regional. A cambio, les permite renunciar a su labor legislativa en caso de querer competir.

La legislación vigente, en caso de no modificarse, permitiría a los legisladores competir por una intendencia sin dejar su escaño en el Congreso, lo que generó un fuerte rechazo, sobre todo de parte de senadores y representantes de partidos emergentes, quienes consideraron esto como un privilegio injustificado para los legisladores respecto de otros interesados en competir por una gobernación regional. No obstante, ante la presión de los diputados, el gobierno evaluaba una fórmula en que se daría un permiso constitucional a los congresistas que quisieran ser candidatos, con el cual podrían renunciar 90 días antes de la elección.

Esa posibilidad fue igualmente rechazada por los mismos sectores, y fue lo que motivó a los cuatro diputados a presentar estas iniciativas. Así, mientras el proyecto modifica la ley de gobiernos regionales, al introducir la misma prohibición que actualmente tienen los parlamentarios para ser candidatos a alcaldes y concejales estando en ejercicio de sus cargos, la reforma constitucional propone establecer una causal de renuncia para que los legisladores puedan dejar el cargo con el objeto de competir por otros cargos de elección popular, siempre y cuando hayan completado al menos la mitad de su período parlamentario, y teniendo como plazos para dimitir entre 12 y 15 meses antes de la elección respectiva.

“Queremos igualar las condiciones de los diputados a otros cargos, como consejeros regionales, para tener las mismas posibilidades de competir y ser candidatos a gobernador regional”, explicó Becker.

A juicio de Pilowsky, estas iniciativas permitirían destrabar la tramitación de la Ley Orgánica Constitucional -que aún no es presentada por el gobierno-, que contendrá la puesta en marcha y las inhabilidades que regirán en la elección de gobernadores regionales. “El gobierno debe asumir un liderazgo para resolver el tema de las inhabilidades. Sería un fracaso absoluto si no somos capaces de implementar la elección de gobernadores para 2017”, señaló el legislador democratacristiano.

En la misma línea, Arriagada sostuvo que “nos parece inaceptable que quienes compiten por cargos de elección lo hagan estando en posiciones de representación popular, percibiendo fondos públicos a modo de remuneración, hecho que implica al menos una competencia desleal respecto de aquellos candidatos que no se encuentran en dichas condiciones”. Finalmente, González remarcó que “estamos trabajando para que se realice un acuerdo que sea lo más consensuado a nivel de ambas cámaras”.

La iniciativa se suma a un proyecto que ingresó otro grupo de diputados, liderados por Pepe Auth (ex PPD), que fija la fecha de inscripción de candidaturas en el Servel -90 días antes de los comicios- como el momento en el que un parlamentario debe dejar su escaño en el Congreso si compite por un cargo distinto.

/La Tercera

/gap