Los Cadetes integrantes de la Promoción Escuela Militar Diciembre de 1982, se suman con fuerza al llamado de clarín efectuado por nuestros ex Comandantes en Jefe, Centro de Coroneles y Centro de Sub Oficiales Mayores del glorioso Ejército de Chile, ante la brutal, cobarde y artera manifestación de “venganza” en contra de nuestros camaradas de Armas, que un día 11 de Septiembre de 1973 asumieron la difícil tarea de reconstruir la Institucionalidad de un país en ruinas, provocada por la clase política del país, y quienes hasta el día de hoy no asumen sus responsabilidades ante la sociedad, utilizando recurrentemente a las FF.AA. como “chivos expiatorios” para cubrir sus propias faltas.

Somos ciudadanos extremadamente respetuosos de las Instituciones de la República, las mismas que durante el Gobierno de la Unidad Popular decretaron la ilegalidad e inconstitucionalidad del Ejecutivo, pidiendo la intervención Militar.

Lamentamos que hoy sean justamente esas mismas Instituciones las que desconozcan la verdad histórica,  y se ensañen en contra de Uniformados ancianos y enfermos que han sido encarcelados por “Ficciones Jurídicas”, como lo confesara un Juez en  televisión. 

Así mismo señalamos con entera convicción  qué:

Fue gracias a un Soldado y no a un Político que hoy tenemos “Democracia”.

Fue gracias a un Soldado y no a un Juez que hoy tenemos “Derechos”.

Fue gracias a un Soldado y no a un Periodista que hoy tenemos “Libertad de Expresión”.

Finalmente que gracias a un Soldado hoy tenemos “Paz”, y podemos vivir en un país “Libre y Soberano”.

Por todo lo anterior consideramos un ultraje a nuestra propia identidad como país, mantener y retroalimentar el odio en contra de los Soldados, que en cumplimiento de su sagrado deber, no titubearon en materializar  lo que juraron solemnemente frente a Dios y su Bandera.

Carta del Curso Militar 1979-1982

/gap